Cómo estimular la vista en los bebés » LetsFamily
estimular la vista del bebé

Cómo estimular la vista en los bebés

 

A pesar de no verte con detalle, serás tú la que le haga sentir bien y a la que busque cuando necesite comer o se sienta incómodo por algún motivo. El bebé establece contacto visual con su madre desde el mismo momento de su nacimiento. Al principio es breve, porque al recién nacido le resulta difícil mantenerse alerta y concentrado. También puede que bizquee, debido al empeño que pone en observar tu cara.

El brillo de los ojos y la boca oscura crean un contraste, mientras que el cabello que enmarca la cara estimula su visión periférica. Tu cara no sólo tiene todos los rasgos visuales que le gustan al bebé, sino que además se mueve y emite sonidos. El niño ve los bordes de las cosas mejor que la parte central o los detalles. Mantiene sus ojos fijos en ti y recibe la misma respuesta. Este intercambio de miradas marca el comienzo de un vínculo que se irá estrechando a medida que pasen los días.

Los recién nacidos pueden concentrarse en objetos situados a 20 ó 30 cm de sus ojos (justo la distancia a la que se encuentra la cara de mamá cuando le alimenta) y especialmente los contrastes blanco-negro.

A los bebés les gusta para prestar atención a las personas, porque es de ellas de quienes más aprenden. La visión borrosa del bebé actúa como una especie de protección contra la ansiedad, ya que es capaz de identificar muy precozmente los rasgos de la cara humana, evitando con su proximidad sentirse abrumado por cosas que no puede comprender. La luz y el sonido a su alrededor son los que le ayudan a conocer a su familia y el mundo que le rodea.

Cómo estimular la vista

Hay muchas maneras de estimular la vista del bebé, que es el único sentido que no se ha desarrollado del todo al nacer. Durante los primeros meses a tu bebé le costará enfocar la mirada y no distinguirá detalles.

Le gustarán los colores vivos y los juguetes móviles, que puedes colgar cerca de él. Una de las cosas que con las que más disfrute sea probablemente con un espejo. Busca uno para bebés y colócalo en la cuna, verás como le llama la atención el reflejo.

Cada experiencia de visión ayuda al bebé a perfeccionar su capacidad de observación, su percepción espacial y su coordinación de ojos y manos. Cuanto mayor sea la variedad de cosas que ve el bebé para fomentar su desarrollo visual (caras y contrastes entre blanco y negro marcados en principio, detalles y colores poco después), mejor.

A los dos meses, los bebés comienzan a detectar diferencias entre las caras y tienen mayor capacidad para detectar los detalles. A partir de los tres meses observarás otro cambio importante: sus ojos comienzan a coordinar, a trabajar juntos para moverse y enfocar al mismo tiempo.

Pasará rato y rato observando sus propias manos o las de papá. A esta edad, ya ha aprendido a esperar movimiento y reacciones en los rasgos de la cara de mamá. Puede incluso que se queje si observa que tu cara no cambia, porque creerá que no le haces caso.

Recuerda que a los bebés les encantan los contrastes marcados, como el blanco y el negro, y formas como las dianas, las rayas y los círculos. Aunque perderá el interés al poco rato, por el móvil, la foto o tu pañuelo multicolor. Es su manera de decirte que necesita un cambio de actividad.

¡Participa en nuestros sorteos!