Cómo llega el bebé a la posición de estar sentado » LetsFamily
bebe en posicion sentado

Cómo llega el bebé a la posición de estar sentado

 

Artículo escrito por: Carla Ollé, maestra de educación infantil

Después de dedicar un artículo al inicio de curso en este año tan señalado, podemos seguir avanzando en este apasionante viaje que es la adquisición de todos los estadios motrices hasta llegar a la marcha estable. Te recuerdo que este es el momento de cambios y aprendizajes físicos más importantes de toda la vida de tu bebé, así que vamos a seguir poniendo mucha atención a cada detalle para ofrecerle la mejor experiencia posible. En este artículo te hablaré de cómo llega el bebé a la posición de estar sentado.

Tu pequeño o pequeña ya sabe gatear, explora el mundo con interés e intención, y muy probablemente te sorprenda su capacidad de llegar a cualquier lugar. Puede subir y bajar escalones gateando, superar obstáculos, trepar por cajones de gateo o cajas e, incluso, intentar entrar en cualquier sitio que encuentre accesible como un armario, la lavadora, el lavavajillas… no te despistes, ¡nada se le va a resistir!

Si recuerdas lo que te comenté en los primeros artículos, a medida que vaya creciendo, más rápido avanzará de un estadio a otro. Así que la adquisición del gateo y del sentarse (o ponerse de pie, aunque de eso te hablaré más adelante) pueden darse con tan solo unos días de diferencia, o que pase un tiempo más largo entre uno y otro. En cualquiera de los casos, algo que quiero remarcar es que, cuando tu hija o hijo aprenda a sentarse por sí mismo/a, también sabrá salir de esta posición.

 

¿Cómo llega el bebé a la posición de estar sentado?

Es muy posible que alguna vez te hayas preguntado cómo llegará tu bebé a la posición de sentado. Esto es muy importante porque, muchas veces, se coloca al bebé sentado cuando todavía no lo sabe hacer autónomamente, en ocasiones con muy pocos meses de vida. Ya sabemos que esto pasa porque es lo que está normalizado socialmente, por recomendaciones, por presión al comparar inconscientemente con otros niños/as… E incluso hay multitud de objetos comercializados que tienen este objetivo. Así que… ¿cómo no te va a parecer normal hacerlo? Pero con estos textos, como ya has ido viendo, me gustaría darte una visión diferente sobre la cuestión diciéndote que no, no necesitas ninguno de estos artilugios, ni poner a tu hijo/a sentado antes de que lo aprenda de forma natural. Te cuento el porqué.

Colocarlo sentado o sentada antes de tiempo implica obligarle a tensionar la espalda de un modo que puede ser irritante. Además, se mantendrá en esa posición durante largos ratos, a consecuencia de que no sabe salir de ella, perdiendo la oportunidad de explorar de muchos otros modos y fomentando, en cierta manera, la inactividad y la dependencia. Un bebé que se mueve en libertad, rara vez pasa ratos muy prolongados en una misma posición, sólo es así cuando está completamente implicado/a en alguna actividad que en ese momento le ha robado toda la atención. El resto de las veces, el movimiento es verdaderamente rico, continuado y variado.

Colocarlo sentado o sentada antes de tiempo implica obligarle a tensionar la espalda de un modo que puede ser irritante

¿Qué sucede si se sienta a un bebé apresuradamente?

Cuando se sienta a un bebé apresuradamente, muchas veces es necesario colocar cojines o protecciones a su alrededor, ya que es fácil que caiga de espalda y, con ello, pueda darse golpes fuertes. Algunas veces también puede tener tendencia a inclinar demasiado el torso hacia adelante, puesto que todavía no es capaz de mantener una postura erguida. No obstante, como sabemos, en la infancia hay una gran capacidad de adaptación y, al tiempo, terminará manteniendo esta posición con cierta naturalidad, aunque es posible que todavía siga sin saber salir de ella.

Esto puede provocar varias cosas. Una de ellas es que el bebé se salte la etapa del gateo, ya que le hemos sentado antes de que lo aprendiera por sí mismo/a y, pasando tanto tiempo en esta posición sin saber salir de ahí, se limitan sus posibilidades. Ya te he hablado de la importancia del gateo así que… ¡no queremos eso! Por otro lado, puede que desarrolle otras formas de desplazamiento, como puede ser el conocido “culeteo” o arrastrarse de nalgas. Es cierto que existen diferentes tipos de gateo, como el del oso, por ejemplo, en el que la pequeña o el pequeño se desplaza utilizando las manos y los pies, en vez de las rodillas, levantando la parte trasera del cuerpo totalmente del suelo.

Pero, si te fijas bien, cuando un bebé se arrastra de nalgas, generalmente no utiliza sus manos y tampoco desarrolla el patrón contralateral, así que no deberíamos decir que eso sea gateo. De hecho, este desplazamiento, en realidad, no aparece de forma natural en el desarrollo motriz de un bebé que se mueva en libertad (es decir, al que nunca hemos colocado en una posición que no haya adquirido por sí mismo/a). Quizás pueda utilizarlo muy esporádicamente para un movimiento corto, pero no de forma prolongada, habitual ni automatizada.

Si por lo que fuera tu bebé ha adquirido este modo de desplazarse, muy resumidamente te invitaría a que, poco a poco y con cariño, le vayas invitando a recuperar los estadios anteriores volviendo a tumbarle en el suelo a ratos, ofreciéndole materiales interesantes, poniéndote a jugar a su lado para acompañarle… puede ser que al principio le incomode, ya que está acostumbrada/o a otra cosa. Sácale de la posición cuando se muestre irritado/a, lo que queremos es que se sienta a gusto y hacerlo tan progresivamente como haga falta. Así que mucha paciencia y amor.

Jamás te apresures en querer que tu bebé se siente, tiene mucho que hacer antes

¿A qué edad se sienta un bebé?

Con este artículo quería hablarte de la posición de sentado desde la perspectiva del movimiento libre, pero para ello sentía necesario contextualizar con todo lo que te he comentado anteriormente. El hecho de que tu bebé se siente de forma natural, si se ha movido en libertad, es tan sencillo como que, un día, verás que se coloca sentada/o, con la espalda recta y controlando la posición. No necesitarás cojines ni protecciones (aunque ya sabes que siempre hay que vigilar, sobre todo los primeros días, claro está), y él o ella disfrutará de un hito más en su desarrollo, sin estancarse.

El sentado es un paso más hacia la verticalidad, ¡fíjate que ya tiene la mitad del cuerpo sin ningún apoyo! Puedes observar que cada estadio representa una adquisición progresiva del equilibrio: tumbado hacia arriba, tumbado hacia abajo, a gatas, sentado, de pie… Así que jamás te apresures en querer que tu bebé se siente, tiene mucho que hacer antes.

Sabes que quiero evitar poner edades, ya que no las necesitas, pero para que te hagas una idea, que un bebé se siente por primera vez a los 8 meses es completamente normal. También puede ser a los 6, o a los 9, o en otras edades. En este caso pongo ejemplos de edad ya que, con el sentado, hay veces que las recomendaciones para que se coloque al bebé en esta posición rondan los 4 meses de edad, si no antes. Como puedes haber ido viendo, desde este punto de vista esto es muy inadecuado. Un bebé de 4 meses tiene que hacer cosas muy diferentes a estar sentado, ¿verdad?

Finalizo este artículo que habla de cómo llega el bebé a la posición de estar sentado y que me produce especial sensibilidad, deseando haberte aportado información adecuada para que disfrutes al máximo del desarrollo de tu pequeño/a y, sobre todo, que esto te ayude a poder ofrecerle aquello que consideres mejor. En el siguiente artículo te hablaré del apasionante momento de… ¡ponerse de pie! Sólo quiero apuntar que, aunque pasa pocas veces, en algunas ocasiones ponerse de pie llega antes que sentarse, ¡que no te sorprenda si es vuestro caso!

 

carla.olle.maestra.educacion.infantil

Carla Ollé

Maestra de educación infantil y primaria. Con más de 13 años de experiencia con los bebes en la etapa de 0 a 6 años.

Otras entradas de Carla
¡Sorteamos una sillita de paseo Maxi - Cosi!