Cómo preparar el espacio para que el bebé pueda moverse con libertad » LetsFamily
el espacio del bebe

Cómo preparar el espacio para que el bebé pueda moverse con libertad

 

Artículo escrito por: Carla Ollé, maestra de educación infantil

Como te he ido explicando en los artículos anteriores, tu bebé te necesita para muchas cosas, pero no para que le enseñes ni le ayudes directamente a aprender a moverse. Esto lo va a hacer por sí mismo/a siempre que tenga la oportunidad, y en eso tú sí tienes una gran responsabilidad. Poco a poco has ido viendo lo importante que es dar espacio y tiempo a tu pequeño/a para que juegue libremente y descubra las posibilidades de su cuerpo, ya desde bien pequeñito/a, y es por eso por lo que hoy quiero hablarte de cómo preparar el espacio de la casa para que el bebé pueda moverse con libertad, y de los materiales que le puedes ofrecer.

Para algunos profesionales, otra forma de referirnos al tiempo que pasa entre que un bebé nace hasta que aprende a caminar, es llamarle la etapa del suelo. Es así de sencillo, el mejor sitio en el que puede estar tu pequeña o pequeño, aparte de en tus brazos y cuando ya se siente cómodo/a separado de ti, es en el suelo. Una de las cosas que he tenido que escuchar algunas veces es que dejar a los niños/as en el suelo es despreocuparse de ellos. ¡Y nada más lejos de la realidad! Hacerlo es confiar en él/ella y en ti, sabiendo que en este camino cada uno tiene un papel importantísimo y que, bien jugado, dará unos frutos que son para siempre. Así que tienes mucho que hacer y, si lo quieres, yo te acompaño.

Busca crear el espacio para el bebé lo más amplio posible, siempre teniendo en cuenta los posibles peligros (escaleras, cables, jarrones, etc.).

¿Qué hay que tener en cuenta cuando preparamos el espacio de la casa para el bebé?

En primer lugar, como es obvio, hay que cuidar siempre su seguridad e integridad. Como ya te he explicado, te interesa que la superficie en la que dejes a tu hijo o hija sea firme, así que fíjate en cómo es el suelo de tu casa. Si es de parqué o de algún material que se conserve a buena temperatura, ya lo tienes. Si, en cambio, es de baldosas, por ejemplo, y piensas que le podría traspasar demasiado frío en según qué época del año, busca alguna alternativa. Lo mejor es alguna alfombra dura, que actúe simplemente como aislante. Las telas o mantas, si no están bien sujetas, pueden moverse con facilidad y dificultarle el movimiento, sobre todo cuando empiece a girarse boca abajo. Busca crear el espacio para el bebé lo más amplio posible, siempre teniendo en cuenta los posibles peligros (escaleras, cables, jarrones, etc.). Una vez hayas tenido todo esto en cuenta, ya puedes preparar su mundo. ¿Sabes cuánto amor le das cuidando al detalle este ambiente en el que pasará tantos momentos?

Durante los primeros meses de vida, y esto tampoco cambia mucho durante un buen tiempo, tu bebé necesita pocas cosas. Es importante que tengas presente que, ahora mismo, lo aprende todo a través del movimiento y los sentidos (vista, texturas, sonidos, olores, gustos…), y todo es nuevo para él/ella. Hasta aproximadamente el año de vida (puede ser antes o después), cuando aparece la imitación, estas son sus principales fuentes de aprendizaje. Así que es interesante que todo lo que le llegue sea lo más calmado y natural posible, tiene mucho trabajo que hacer. ¿Sonidos? Los que hace con su boca cuando experimenta, o con los juguetes cuando los golpea contra el suelo, el de los pájaros de la calle, la música ambiental que has puesto, el coche que pasa, la olla hirviendo, tu voz cuando le explicas cosas o le cantas… la vida cotidiana está llena de sonidos interesantes, no hace falta añadir más. Y así, de verdad, con todo.

Los objetos y juguetes que le ofrezcas, colócalos en el suelo a su alrededor, también cerca de las piernas y pies

Organizando el espacio de juegos

Para organizar el espacio de juego para el bebé es necesario que coloques en él objetos para que explore y experimente. Cuanto más pequeño sea tu niño/a, más delicados deben ser: le puedes poner telas translúcidas y materiales ligeros cuando tiene pocos meses de vida, por ejemplo, e irlos ampliando poco a poco conforme vaya creciendo. Pañuelos, piezas de madera, cuencos metálicos, cestitos, conchas grandes… Aunque no necesitas muchos juguetes, puedes comprarlos, claro está, y existen multitud de opciones dedicadas a los bebés. Yo te recomiendo que busques aquello más sencillo y natural posible, eliminando el plástico todo lo que puedas.

Los objetos y juguetes que le ofrezcas, colócalos en el suelo a su alrededor, también cerca de las piernas y pies. Siempre que puedas, déjale descalzo/a, los pies se tapan y se olvidan muy rápidamente, y son una gran fuente de sensaciones. Recuerda que tu hija o tu hijo está utilizando y descubriendo todo su cuerpo, así que también tocará los objetos con sus extremidades inferiores, y descubrirá muchas cosas. De hecho, en muchas ocasiones, los pies se acaban convirtiendo en un juguete más. Los tocará, jugará con ellos y, quizás, ¡hasta se los pondrá en la boca! Además, como sabes, siempre va haciendo muchos movimientos, así que, en cualquier momento, allí donde tenía los pies, ahora tiene la cabeza. Es importante que tenga objetos a su alcance en todo momento.

Cuando sea muy pequeño/a, durante los primeros meses, colócale los objetos siempre cerca, que los pueda coger. Conforme vaya creciendo y observes que va avanzando en el movimiento, ya puedes ofrecerle más materiales, y algunos de ellos a un poco más de distancia, repartidos por el espacio. El interés por alcanzarlos ayudará a que siga avanzando. Ve recolocando los juguetes para mantener su ambiente agradable y atractivo, es importante cuidar estos detalles, harán que se sienta mucho más tranquilo/a y a gusto.

Te puede interesar: El movimiento libre. Los primeros pasos de tu bebé

Los objetos para el bebé mejor en el suelo

Lo que pretendemos es que tu bebé descubra todo su cuerpo, así que es interesante que, como te he comentado, todos los objetos estén en el suelo. En estas edades es muy típico ponerles objetos colgando sobre su vista, como los populares gimnasios infantiles. No obstante, si te fijas bien, este tipo de material le hace focalizar la atención y la vista largos tiempos en la misma dirección, dificultando, así, que las dirija hacia otros estímulos tanto como sí lo haría de forma natural. Además, si le atraen los objetos que cuelgan de él, solo puede jugar con ellos levantando los brazos, allí dónde están colgados.

Si recordamos que el objetivo principal es que tu pequeña o pequeño tenga total libertad de movimiento, y que pueda implicarse completamente en aquello que le crea interés, es importante tener en cuenta estos detalles en el momento de preparar su ambiente, ¡y te lo agradecerá!

carla.olle.maestra.educacion.infantil

Carla Ollé

Maestra de educación infantil y primaria. Con más de 13 años de experiencia con los bebes en la etapa de 0 a 6 años.

Otras entradas de Carla