¿Cómo puedo saber si mi hijo es miope?

Comentar: (0)

Compartir:

¿Cómo puedo saber si mi hijo es miope?

Hasta los cinco o seis años no se suele diagnosticar la miopía, pero desde antes sí que podemos estar pendientes de ciertos comportamientos que nos hagan sospechar que nuestro hijo no ve bien.

 

Los problemas más frecuentes

Los problemas de visión más frecuentes entre la población infantil son los defectos de refracción (miopía, hipermetropía, astigmatismo), la ambliopía (ojo vago), el estrabismo y la discromatopsia (alteraciones en la visión del color).

En concreto, los defectos de refracción son los más comunes y afectan al 20% de los niños. La miopía suele diagnosticarse a los cinco o seis años, cuando los niños ya van al colegio y pueden tener problemas para ver lo que está escrito en la pizarra.

Cuando son más pequeños

El problema es cuando son más pequeños, primero porque no saben hablar y, cuando ya saben expresarse, porque no puedan identificar que ven mal. Podemos estar pendientes de una serie de pistas que nos pueden dar a entender que nuestro hijo puede tener un problema de visión:

  • Prefiere las actividades que se hacen de cerca, por ejemplo libros o encajables, por encima de las que exigen enfoque lejano
  • Entorna los ojos para enfocar o estira el cuello
  • Se acerca mucho a la tele o achina los ojos para verla
  • No nos reconoce cuando estamos lejos: por ejemplo, cuando estamos en la playa no nos ve hasta que estamos prácticamente al lado o a la salida del colegio, vemos que duda a la hora de acercarse a nosotros, mirando alternativamente las caras de los adultos presentes hasta que nos localiza.
  • Dolores de cabeza: aunque son más comunes en los niños con hipermetropía, también pueden sufrirlos los niños miopes.

También cuenta la genética

La miopía es hereditaria. Si alguno de los padres tiene este defecto de visión o los dos, habrá que pedir una revisión del niño aproximadamente a los cuatro años y repetirla cada año, además de estar muy pendientes de los signos mencionados anteriormente.

Prevenir el fracaso escolar

Como hemos comentado, la miopía suele detectarse durante la edad escolar. Una de las causas posibles de mal rendimiento en el cole puede ser que el niño no ve bien y pierde interés en las clases. Esto puede pasar desapercibido a los padres, por eso los profesores deben ser especialmente cuidadosos a la hora de detectar un posible problema de visión en alguno de sus alumnos.

En muchos casos es el propio peque el que nos alerta de que no ve bien la pizarra e incluso pide sentarse en las filas de delante o se pone de pie para poder ver lo que se está explicando. Es importante acudir a un especialista cuanto antes para prevenir problemas escolares. Es frecuente que la miopía aparezca cuando los niños entran en la adolescencia, aproximadamente a los 12 años, o que aumente aunque ya se hubiera detectado años atrás.

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies