Cómo quitar el hipo a un bebé — Lets Family
Cómo quitar el hipo a un bebé

Cómo quitar el hipo a un bebé

El hipo es algo muy común en todos los bebés, especialmente durante sus seis primeros meses de vida. A pesar de que es inofensivo es una gran preocupación para muchos padres, sobre todo cuando es algo muy frecuente.

A pesar de ello no hay que preocuparse demasiado porque en prácticamente todos los casos, que el bebé tenga hipo no es indicador de que pueda tener ningún problema de salud.

¿Qué es el hipo?

Su aparición se debe a que tanto su sistema nervioso como digestivo no tienen un control y son inmaduros. Esto hace que se provoquen contracciones del diafragma y también espasmos que se repiten, lo que conocemos como hipo

Suele aparecer cuando el bebé ingiere demasiada leche, retiene gases, pasa por un momento en el que se producen muchos cambios de temperatura o traga demasiado aire cuando está comiendo. Es importante tener en cuenta que puede durar de 10 a 30 minutos pero no le genera ninguna clase de dolor ni molestia.

Cuando el bebé tenga hipo no es imprescindible que se le intente quitar a toda costa y sobre todo no usar ninguna clase de medicamento; el hipo, al igual que viene, se va. Solamente si el bebé está muy intranquilo, incómodo y no deja de llorar, debemos intentar calmarlo y una forma de hacerlo es practicándole suaves masajes en la zona abdominal.

¿Cómo podemos quitarle el hipo al bebé?

Hay que tener en cuenta que no existe una fórmula mágica que haga que podamos quitar el hipo al bebé, pero sí hay algunas medidas que se pueden tomar para evitar que éste aparezca. Es recomendable que el bebé no llegue a acumular gases, algo que suele pasar cuando el bebé se está alimentando (con el biberón, mientras amamanta, etc.)

Para evitarlo, se recomienda que se compruebe que el bebé ha agarrado bien el pezón o también que hemos elegido una tetina para su biberón que tenga el tamaño más adecuado para su boca.

Siempre que sea posible, hay que impedir que el bebé mame rápidamente porque tragará demasiado aire y seguramente tendrá hipo en muy poco tiempo. Lo más aconsejable en estos casos es descansar un poco y al cabo de unos minutos volver a darle de mamar.

Una vez se acabe de amamantar al bebé, lo que hay que hacer, al menos durante unos minutos, es dejar al bebé en posición vertical para que pueda facilitársele la eliminación del aire.

Para finalizar, no hay que olvidarse que es muy importante tener al bebé bien abrigado dado que los cambios bruscos de temperatura pueden producirle hipo. Pero es necesario recordar que no les produce dolor ni molestias, es algo natural, por lo que no hay que preocuparse demasiado.