Cómo tratar la piel atópica del bebé » LetsFamily

Cómo tratar la piel atópica del bebé

La piel de un bebé es sumamente delicada, por lo que es necesario otorgarle los mejores cuidados. Más aún si sufre algún tipo de afección cutánea, como la dermatitis atópica, una dolencia cuyos indicios característicos son el enrojecimiento y el picor. Para aliviar estas molestias, es esencial echar mano de los productos adecuados para la piel atópica del bebé. Porque no todos los geles y las cremas están indicados para los pequeños que presentan esta afección, que se da con bastante frecuencia, sobre todo, en los niños de entre dos y seis meses.

La piel con dermatitis atópica presenta un tacto áspero, incluso pueden aparecer ampollas. Las áreas en las que se percibe de forma más notable son el rostro, los pies y las manos. Hay determinados aspectos que pueden contribuir a agravar esta afección. Es el caso de los cambios bruscos de temperatura, los resfriados, las alergias respiratorias… Asimismo, existen diferentes grados de dermatitis atópica, a los que se adaptan los tratamientos para conseguir la curación en el menor tiempo posible.

Cremas humectantes

Por lo general, los especialistas recetan cremas humectantes para aliviar las molestias que causa la dermatitis. Estos productos para la piel atópica del bebé ayudan a mantener la cantidad de humedad óptima para que el tejido cutáneo no se irrite. Además, estas cremas tienen propiedades hidratantes. Si el niño siente molestias muy grandes, el médico puede indicar un tratamiento a base de cremas con esteroides de uso tópico, que rebajarán el intenso escozor y la irritación.

En los cuadros clínicos más graves, se suele recurrir a los antihistamínicos (http://es.wikipedia.org/wiki/Antihistam%C3%ADnico), unos fármacos que alivian el enrojecimiento y el prurito. En algunas ocasiones, se aconseja llevar un exhaustivo control sobre la dieta del bebé para descartar que la irritación cutánea se deba a una alergia alimentaria. Además de las cremas y los medicamentos, es recomendable lleva a cabo una serie de cuidados para aliviar los síntomas de los pequeños con dermatitis atópica.

En este sentido, hay que prestar especial atención al vestuario del bebé. Es preferible optar por los tejidos naturales y huir de aquellos que pueden acrecentar el picor, como la lana. Los cambios de temperatura tampoco son buenos. Así, el agua del baño debe estar tibia y los jabones que se utilicen tienen que ser aptos para los niños con dermatitis. También es positivo recurrir a detergentes que tengan la menor cantidad de químicos posible.

¡Participa en nuestros sorteos!