Cómo vestir a bebés y niños en primavera » LetsFamily
Cómo vestir a bebés y niños en primavera

Cómo vestir a bebés y niños en primavera

¡Nos encontramos en plena primavera! Llueve, hace sol, sopla el viento…pero poco a poco preparándonos para la llegada del verano en breve.  Si a los mayores ya nos cuesta acertar con nuestro outfit, todo lo que tiene que ver con la ropa los niños se complica mucho más, especialmente si son bebés. ¿Qué debemos tener en cuenta?

Si a los adultos nos apetece estar en la calle con el buen tiempo, imaginad a los más pequeños. Nada apetece más que salir a la calle y jugar cuando llega la primavera. A las criaturas les sientan estupendamente los primeros rayos de sol templadito y la vida que inunda el parque.

La ropa del bebé en primavera

Siempre se tiende a abrigar a los bebés más de la cuenta, pero tiene su lógica: si tu bebé es un recién nacido o tiene solo unos meses, recuerda que su sistema de autorregulación de la temperatura corporal aún no funciona a pleno rendimiento. Esto dio quiere decir que nos pasemos demasiado con la ropa de más que le pongamos. Elige tejidos naturales, como el algodón, y alguna prenda de lana de más abrigo.

La manera de detectar que nos hemos pasado con las prendas es si tiene los mofletes rojos o notas la parte alta de su espalda o la nuca sudorosos. Normalmente, tu bebé te lo hará saber, porque protestará incómodo o llorará, pero si podemos evitar llegar a ese extremo, mucho mejor.

¿Y qué prendas ponemos al bebé en estos meses de entretiempo?

¡No os preocupéis! Os vamos a contar cuáles son las prendas de las que no conviene prescindir en esta época para que el bebé esté lo más cómodo posible, y lo más importante: evitar que se ponga malito con los cambios de temperatura de la primavera.

Body

Es imprescindible, ya que impide que se le enfríe la barriguita o la zona de los riñones. Elígelo de manga larga: aunque haga algo de calor, recuerda que su piel es muy sensible a la radiación solar y no debes exponerlo directamente al sol hasta, al menos los seis meses.

Gorrito

Los gorros de algodón son muy adecuados para esta época del año. Mucho más ligeros que los de lana de invierno y sirven para que los pequeños no pierdan temperatura.

Pantalón, una camiseta y una chaquetita

Con esto suele ser suficiente, teniendo en cuenta que en el cochecito va a ir cubierto con el protector o una manta, que también te servirá para envolverle si refresca. A no ser que haga mucho calor, los peleles sin leotardos debajo o los vestidos que dejan las piernas al descubierto tendrán que esperar al verano.

Muda

Es importante no olvidarla por si se moja o regurgita, para que la ropa que está en contacto con su piel esté siempre seca.

La ropa de niños y niñas en primavera

Cuando pasamos la “etapa bebé” y los niños corretean a sus anchas, la cosa se complica. Si refresca, es posible que los peques no se den ni cuenta porque están corriendo y saltando todo el tiempo. Mucho cuidado con el sudor. El calor que se produce provoca desprenderse de gran parte de la ropa, y es cuando vienen los constipados inesperados.

Lo más práctico es salir a la calle con varias capas, para ir poniendo y quitando prendas en función de los cambios de temperatura.

Una camiseta o un polo de manga corta, con una camisa o camiseta de manga larga por encima y una chaqueta cómoda son apuestas seguras. Conviene tener también una cazadora de entretiempo y una prenda impermeable algo cálida (sin pasarte, o la tendrás tú siempre en la mano). Los cortavientos, los impermeables con un forro ligero y las prendas “dos en uno”.  Y los vaqueros, las mallas de pierna entera o las medias ligeras debajo de faldas y vestidos viven en primavera su época de máximo uso.

Cuidado con los zapatos: aunque apetece ponerse ya las sandalias, a última hora suele refrescar y el parque suele estar lleno de piedrecitas, así que es mejor elegir modelos cerrados como bambas, merceditas, mocasines o zapatillas deportivas.

Al final, la cantidad de ropa necesaria la va a ver el niño, ya que se sentirá más cómodo o no. Pero bien es cierto que muchas veces los padres tenemos que estar detrás de ellos para evitar tener que poner remedios.

¡Participa en nuestros sorteos!