Cómo vestir a tu recién nacido en otoño

Comentar: (0)

Compartir:

Cómo vestir a tu recién nacido en otoño

Con la llegada de los días más frescos, tu bebé necesita estar protegido de los cambios de temperatura y las corrientes de aire. ¡Pero abrigarlo demasiado puede ser un error! Aquí te damos algunas pautas sencillas para vestir a tu bebé en otoño.

Ni demasiado abrigo, ni muy desabrigado

Tu primer instinto puede ser hacerle caso a la abuelita y cubrir al bebé de gruesas prendas de lana. Pero la verdad es que los recién nacidos, una vez que salen de la maternidad, pueden regular su temperatura corporal y no sienten el frío mucho más que cualquiera de nosotros. Es cierto que al estar quietecitos se enfrían con más facilidad, pero tampoco deberías abrigarlos más de la cuenta. El exceso de abrigo puede hacerlos sudar e incluso provocarles fiebre.

Entonces, que “bien abrigado” no signifique “muy abrigado” sino lo justo y necesario. Una buena regla es colocarles una capa más de ropa que la que llevas tú: si en casa estás cómoda con una camisa de manga larga, puedes colocar a tu bebé un chaleco o un saquito fino por encima, pero no más que eso. Y al salir al exterior, sí ten en cuenta que al ir en cochecito están quietos y necesitan más abrigo que tu hijo mayor, que va andando.

¿Cómo saber que no pasa frío?

Un bebé que tiene frío se pondrá pálido o temblará. Y sin llegar a ese extremo, si tocas sus piernitas, su cuello o sus brazos y los sientes fríos, entonces es necesario que lo abrigues más. En cambio, las manitas o los piecitos pueden estar naturalmente fríos, eso no significa que el bebé esté poco abrigado.

Elige bien los tejidos

Recuerda que los bebés recién nacidos deben usar prendas hipoalergénicas, de algodón y otras fibras naturales. Las mismas deben ser lo suficientemente holgadas como para permitirles moverse con libertad. Si quieres colocarles una prenda de lana para abrigarlos, esta nunca debe estar en contacto directo con la piel.

¿Es necesario el gorrito?

El gorrito que cubre la cabecita de los bebés después del parto debe ser retirado después de transcurridas las primeras 24 horas, cuando se comprueba que el pequeño regula bien la temperatura corporal. Solamente debes colocarle un gorro al bebé si está en un ambiente tan frío que tú también necesitas de uno. De lo contrario, no cubras su cabecita para no sobrecalentarlo.

A la hora de dormir

Cuando acuestes a tu bebé, procura que lleve un pijama cómodo y abrigado, y si está fresco el ambiente coloca más de una capa de ropa. Pero de ningún modo abrigues a un recién nacido con mantas y cobijas: son un factor de riesgo para la muerte súbita, y también pueden enredarse y asfixiarse. Si la temperatura ambiental es agradable y el pequeño está lo suficientemente abrigado, la cunita debería estar totalmente despejada: ni mantilla, ni almohada, ni chichonera.

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies