Complicaciones por sepsis neonatal en bebés prematuros | LetsFamily
embarazo

Complicaciones por sepsis neonatal en bebés prematuros

Por su parte, la sepsis de aparición tardía está ligada a la atmósfera que rodea al niño durante sus primeros días fuera del útero de su mamá. Las sepsis más frecuentes (y las más graves) entre los neonatos son la gastroenteritis, las infecciones urinarias, la neumonía y la meningitis. Es de vital importancia que estas afecciones sean diagnosticadas con la máxima celeridad posible, de modo que el bebé pueda recibir el tratamiento adecuado y aumenten así las probabilidades de que la curación sea satisfactoria.

 

Síntomas de la sepsis neonatal

 

 

Los cambios en la temperatura corporal del niño, los vómitos, la apatía y la ictericia pueden indicar que sufre septicemia neonatal, así como las alteraciones gastrointestinales, los problemas respiratorios, la hipoglucemia, los trastornos cardíacos y las dificultades para alimentarse.

 

 

Existe una serie de condicionantes que, según los expertos, puede facilitar que aparezca la sepsis en el niño prematuro. Nacer antes de las 37 semanas de gestación puede implicar que el desarrollo del sistema inmune no se haya completado, uno de los aspectos que pueden desencadenar la sepsis. La exposición a microorganismos procedentes del tracto genital de la mujer, los cateterismos, la alimentación intravenosa, la intubación, la presión antibiótica… pueden ser otros causantes de la sepsis.

 

 

El tratamiento

 

 

El especialista será el encargado de aplicar el tratamiento adecuado en los casos de sepsis neonatal en bebés prematuros. Los niños que se encuentren hospitalizados por esta dolencia y su estancia en el centro sea inferior a un mes, pueden comenzar a tomar antibióticos, según la posología indicada por el pediatra.

 

 

Es sumamente importante que los pequeños sean objeto de un riguroso seguimiento una vez que se les haya dado el alta. Un tratamiento adecuado hace que un porcentaje elevado de estos bebés logre superar las complicaciones relacionadas con la sepsis neonatal sin que le queden secuelas de cualquier tipo. No obstante, es conveniente insistir en la relevancia de actuar con rapidez en caso de que el niño presente alguno de los síntomas mencionados.