Consejos para ir a la playa con bebés » LetsFamily
embarazo

Consejos para ir a la playa con bebés

Hoy queremos trasladarte una serie de consejos básicos para ir a la playa con bebés. Seguro que te resultan útiles.

Cuestión de edad

La pregunta del millón para muchos padres es, “¿a qué edad puedo llevar a mi bebé a la playa?”. Pese a que no hay una respuesta exacta, sí hay muchas aproximadas y orientativas. En este sentido, la piel de los bebés en sus primeros meses de edad es muy sensible. El efecto del sol, la abrasión de la arena caliente, el sudor o la sal del mar puede provocarle irritaciones.

En este sentido, te recomendamos que esperes a los 10 meses de edad para llevarle por primera vez a la playa.

El tiempo es la clave

El tiempo en que más incide la luz solar y más daño hacen los rayos UV es el comprendido en la franja entre las 11:00 del mediodía y las 17:00 de la tarde. Te recomendamos que tus visitas a la playa con tu bebé sean siempre en momentos fuera de estos periodos y nunca extender estos ratos de playa más de 80-90 minutos.

El kit completo

Cuando estés planeando tu primer viaje a la playa con tu bebé, el kit básico que debes llevar incluye los siguientes elementos:

  • Ropita, toallas y pañales de repuesto.
  • Crema para las rozaduras y la irritación.
  • Crema solar de filtro físico.
  • Biberón con leche, agua y piezas de fruta en una bolsa térmica.
  • Juguetes y mordedores/chupetes…

Protección

Obviamente, debes asegurarte de que la piel de tu bebé esté plenamente protegida. Así, los pequeños/as de más de seis meses pueden usar crema solar específica para bebés, con el máximo nivel de protección, resistente al agua y, preferiblemente, de filtro físico. Al contrario que las cremas solares de filtro químico, éstas no absorben los componentes y no producen daños en pieles sensibles. 

Asimismo, cubre sus piernas y bracitos con camisetas y pantalones claros de algodón o telas transpirables (nunca sintéticas). Nunca te olvides de su sombrerito y de que esté el mayor tiempo posible debajo de la sombrilla, tanto en la toalla como en su sillita, cuando le lleves a dar un paseo.

Hidratación en todo momento

Los lactantes suelen mantenerse bien hidratados con la leche materna a disposición, si bien conviene llevar contigo una bolsa térmica con su bibe de agua, así como (para los bebés algo más mayores) gajos y piezas de fruta (mandarinas, naranja, trozos de melón, nectarina…) ricas en agua y frescas. Ten en cuenta que, cuanto más pequeño es un bebé, más riesgo corre de deshidratarse.