Viajar con bebés en transporte público | Consejos » LetsFamily
Consejos llevar bebé transporte público

Consejos para llevar a tu bebé en transporte público

Escoge bien los horarios cuando vayas a viajar con bebés en transporte público

Lo primero a tener en cuenta al viajar con bebés en transporte público es, en la medida de lo posible, evitar las horas punta cuando debas desplazarte con tu hijo. Las largas esperas, las aglomeraciones y los apretujones para subir al metro o al autobús se sentirán diez veces peor si estás con un bebé o con niño pequeño en brazos. Y lamentablemente, no siempre puedes contar con la amabilidad de los conductores o de otros pasajeros. Así que si puedes considera salir media hora antes, o media hora más tarde.

Prepara a tu bebé para el viaje

Si ya sabes que deberás llevar al bebé en el transporte público, asegúrate de que vaya bien alimentado, con el abrigo necesario y cambiado. ¡Haz todo lo posible para evitar un ataque de llanto! Por supuesto que siempre pueden ocurrir imprevistos, pero ya bastante tiene el bebé con los ruidos y los movimientos extraños como para colmo de males sentirse hambriento o sucio.

Procura llevar en su bolso de pañales algún juguete o libro para que se entretenga durante el viaje, una botella de agua en el caso de que tu hijo ya la beba, y una manta por si el aire acondicionado está muy fuerte.

¿Qué hacer con el dichoso cochecito?

Si sueles desplazarte por la ciudad, a la hora de adquirir el cochecito opta por uno ultraliviano y que pueda plegarse con una sola mano. Para viajar en autobús, en España se recomienda hacerlo con el cochecito plegado y el niño en brazos, de espalda al sentido de marcha. En el metro o en el tren podrás llevar al niño bien seguro en su cochecito, aunque debes recordar poner siempre los frenos y asegurarlo al dispositivo de seguridad que existe para sillas de ruedas.

Considera la ventaja del porteo al viajar con bebés en transporte público

Por último, aún si no tienes la costumbre de portear a diario al bebé, un fular , una bandolera o una mochila ergonómica pueden sacarte del paso para viajar en transporte público. El bebé irá seguro bien sujeto a tu cuerpo, y tú tendrás las manos libres para subir al transporte y cargar con la pañalera, mucho más cómoda que si debes añadirle el cochecito plegado.

¿Has viajado en metro o en autobús con tu bebé? Cuéntanos cómo te las apañas.

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo: