Cuando el sexo del bebé no es lo que querías » LetsFamily

Cuando el sexo del bebé no es lo que querías

Acepta tus sentimientos iniciales

Cuando uno o ambos miembros de la pareja reciben la noticia del sexo del bebé y este resulta no ser el que deseaban, es normal experimentar cierta desilusión. Sin embargo, todos sabemos que está mal visto manifestar tristeza en estas circunstancias puesto que, después de todo, hay un bebé en camino. De todas maneras, es saludable permitirse sentir esta decepción, que será mayor cuanto más grandes hayan sido nuestras expectativas. No te sientas culpable por sentirte como te sientes, permítete hacer el duelo por tus ilusiones para poder volverte a ilusionar con el bebé real que llegará en unos meses.

 

Qué esperar

De a poco, estos sentimientos iniciales comenzarán a pasarse. Elegir el nombre para el bebé, hacer las compras de su ajuar o decorar su habitación para el sexo que ya conoces, todo ello suele ayudar a devolverte la alegría y a reconectarte con el hijo real. Otras personas solo sienten que se enamoran del bebé una vez que ya ha nacido y lo tienen en brazos.

 

Cuándo buscar ayuda

¿Ha aparecido una sensación persistente de ansiedad, o síntomas de depresión desde que supiste el sexo de tu bebé? ¿Esta noticia ha afectado tu vida cotidiana? ¿Experimentas rechazo por tu embarazo? Si los sentimientos iniciales de tristeza no ceden, sino que se instalan, conviene acudir a un terapeuta para que nos ayude a elaborar el proceso de duelo y que nos permita aceptar y amar al hijo en camino. No siempre conviene buscar este apoyo en miembros de la propia familia, pues podrían agudizar el sentimiento de culpa. Es preferible que nos acompañe y nos sostenga un profesional.

 

Mejor prevenir…

Lo mejor es tratar de evitar una preferencia demasiado marcada por uno u otro sexo. Si se busca un embarazo, debe tratarse de hacer foco en lo maravilloso de traer una nueva vida al mundo, y no hacerlo solo para darse el gusto de tener la niña, o el hijo varón soñados. Después de todo, no es posible elegir el sexo del bebé, así como no podemos optar por sus características. Hay que desearlos, amarlos y aceptarlos tal como vienen.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: