¿Cuándo se reconocen a sí mismos los bebés? » LetsFamily
Cuándo se reconoce un bebé en el espejo

¿Cuándo se reconocen a sí mismos los bebés?

¿Has probado colocar a tu bebé delante de un espejo? Puede ser adorable su expresión de asombro y sorpresa, pero, ¿comprende que ese “bebé” que lo mira, es él mismo?

Los primeros seis meses

Cuando tu pequeño nace, hasta que tenga aproximadamente seis meses, no siente ninguna predilección especial por ver su imagen en un espejo simplemente porque no tiene el sentido de la vista lo suficientemente desarrollado. Para él, la imagen que le devuelve el espejo es una mancha borrosa más. De cualquier manera, a algunos bebés les atraen los espejos porque reflejan la luz y son brillantes. Por eso muchos móviles y otros juguetes para bebés pequeños incluyen superficies espejadas.

Es bueno que aún en esta etapa le permitas a tu bebé jugar con un espejo –irrompible, por supuesto- para estimularlos a coger objetos  y ayudarlos a fortalecer su coordinación ojo-mano.

El “estadio del espejo”

Entre los seis y los 18 meses, se da una etapa que el psicoanalista francés Lacan daba en llamar “estadio del espejo”. De pronto, la imagen del espejo se convierte en algo que les llama mucho la atención. Primero parece ser un desconocido más, otro niño que juega cerca de ellos, que entra y sale del foco. Más adelante, los bebés reconocen que hay algo extraño en ese “bebé del espejo”, que los toca cuando ellos lo tocan, los besa cuando ellos lo besan, o llora si ellos están llorando.

Por eso es normal que aún cuando todavía no sean conscientes de sí mismos, los bebés de pronto parezcan temerle al espejo. Es importante acompañarlos, que comiencen por reconocer la imagen de mamá y de papá, antes de darse cuenta de que son ellos mismos los que se reflejan.

¡Sorpresa, aquí estoy yo!

Entre los 18 y los 24 meses, finalmente el niño logra reconocer con sorpresa y alegría que la imagen que les devuelve el espejo es la de sí mismos. ¡Han recorrido un largo camino! Por un lado, su vista se ha desarrollado lo suficiente. Pero lo que es más importante, su cerebro está maduro como para haber construido una noción del yo, comprender su propia existencia. Cuando ya haya adquirido suficiente lenguaje, esto le ayudará a confirmarlo, señalándose y nombrándose a sí mismo.

¿Quieres saber si tu hijo ya ha llegado a esta etapa? Hay una prueba muy sencilla, que es colocarles un poquito de crema o una figurita en la nariz sin que ellos se den cuenta y mostrarles su imagen: si se tocan la carita en lugar de tocar el espejo, es porque han comprendido que lo que se refleja es su propia imagen.