Cuándo usar protector solar en bebés

Comentar: (0)

Compartir:

Cremas solares para bebés

Del sol todos, incluidos los niños, obtenemos beneficios de la vitamina D. Pero, en caso de no tomar ciertas precauciones, puede entrañar riesgos que no es necesario correr. Para evitarlos basta con tener muy presente lo dañino que puede resultar si no hacemos nada por protegerlos y seguir unas orientaciones muy básicas. ¡Feliz verano!

Las siguientes pautas os serán muy útiles:

  • Protección. Los bebés son los más sensibles a los efectos de las radiaciones solares. La piel es una barrera que protege de los cambios de temperatura y también de los rayos ultravioleta. Pero durante los primeros meses de vida, el cuerpo aún está desarrollando esas capacidades, que seguirán  evolucionando en los primeros años. Por eso la piel de los bebés es más fina y menos resistente a los daños producidos por el sol, sobre todo si son de piel clara y pelo rubio o pelirrojo. Por eso es importante ponerles crema protectora. Además de ayudar a proteger su piel, estaremos inculándoles un hábito saludable que incorporarán a su rutina ellos mismos cuando sean más mayores. Con los fotoprotectores de factor 15 o superior reduciremos hasta un 78% el desarrollo de cáncer de piel en la edad adulta, según un estudio de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP).

 

  • Edad. La recomendación de los especialistas es que siempre usemos crema protectora con los niños, desde que nacen si es que les va a dar el sol, aunque es referible que busquemos la sombra y no les dé directamente el sol al menos durante los primeros meses. La indicación del fotoprotector es especialmente importante cuando hablamos de bebés de menos de 12 meses, que tienen la piel más sensible.

 

  • Qué factor de protección. Las cremas de protección solar deben tener un factor de protección 15 o superior y ser resistentes al agua. El número referente al factor de protección nos dice cuántas veces más necesitará la radiación solar para causar el enrojecimiento en la piel con respecto al que hace falta sin el fotoprotector. Por ejemplo, una crema con un factor de protección 10 quiere decir que si la piel de una persona tarda 5 minutos en enrojecerse cuando está expuesta al sol, si se aplica la crema con factor 10 tendrán que pasar 50 minutos de exposición solar para se produzca el mismo enrojecimiento. Es muy importante el tipo de piel para ser más o menos estrictos en la protección. Los niños de piel blanca y pelo rubio o pelirrojo tienen la piel más susceptible a las quemaduras solares y necesitarán un factor de protección más alto.

 

  • También en días nublados. Aunque pensemos que los días nublados no pueden hacer daño a la piel de los niños, o a la nuestra, porque no “queman”, lo cierto es que los rayos ultravioletas sí llegan. Por eso es importante proteger la piel también cuando hay nubes.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies