El sueño del bebé a partir del año| Primeros miedos » LetsFamily
embarazo
El sueño del bebé a partir del año

El sueño del bebé a partir del año ¡No quiero irme a la cama!

Con bebés mayores de un año, comienzan las luchas a la hora de acostarse. Para tu pequeño, el mundo es demasiado interesante como para interrumpir su experiencia solo porque hay que ir a dormir. La rutina será tu mejor aliada para evitar que acostar a tu bebé se convierta en una historia de nunca acabar. Por otro lado, siguen siendo frecuentes los despertares en los bebés de esta edad, sobre todo cuando están aprendiendo algo nuevo, como a caminar, y se despiertan en mitad de la noche deseosos de poner en práctica sus nuevos logros.

Noches cada vez más largas

La buena noticia es que puedes esperar que los ratos de sueño nocturno ininterrumpido se alarguen progresivamente. Las noches de los bebés mayores y de los niños pequeños se hacen más largas precisamente, porque ya no duermen tanto durante el día, y necesitan esas horas para obtener su descanso. Las tablas de sueño indican que alrededor del año un bebé necesita dormir entre 11 y 12 horas nocturnas, más una o dos siestas que suman otras dos horas. Hacia los dos años, que duermen una sola siesta, la noche puede extenderse hasta 13 horas. Luego este tiempo irá disminuyendo a medida que el niño crece.

A los tres años: los primeros miedos

Los niños de tres años ya pueden comprender lo que significa irse a dormir. Disfrutan escuchando cuentos de buenas noches (las mismas historias una y otra vez) y, aunque a veces quieran seguir pasándose a la cama de los padres, pueden dormir perfectamente en su propia habitación, mejor aún si la comparten con un hermano. Por otro lado, a esta edad surgen otros desafíos: los temores a la oscuridad, a los ruidos nocturnos, y las primeras pesadillas, que pueden traer nuevos desvelos. Como siempre, nuestra función es acompañar a nuestros hijos con amor y paciencia hasta que vuelvan a conciliar el sueño.