Paseo bebé | Qué siete cosas hay que llevar » LetsFamily
De paseo con el bebé: siete imprescindibles

De paseo con el bebé: siete imprescindibles

Salir de paseo con nuestro bebé es una experiencia para disfrutar. Para empezar, porque él o ella descubren nuevas sensaciones, colores, olores y sonidos con los que van haciéndose una idea del mundo. Por eso verás como su cara se transforma mostrando alegría mientras te hace partícipe de su emoción por todas las novedades que está descubriendo.

Pero para que todo eso se dé, el bebé debe estar cómodo cuando da su paseo. Y, a veces, pequeños imprevistos pueden impedírselo. Es posible que haya que cambiarle el pañal, que tenga sed, que de repente se levante un poco de aire y que tenga frío, que se moje sin querer… Anticiparse a esas posibles situaciones llevando cosas para resolver la situación y poder seguir disfrutando del paseo con el bebé es siempre una buena idea.

Ya te hablamos de lo que podrías llevar en tu bolsa de paseo cuando vas a dar una vuelta con tu bebé. Pero si quieres economizar y no cargar con demasiado peso, podrás reducir la lista a estos siete imprescindibles:

 

7 cosas imprescindibles que debes llevar cuando vas de paseo con el bebé

Pañales

Hay que llevarlos sí o sí, pero basta con tener dos o tres por si acaso, no hace falta ir con todo el paquete. Seguramente no los necesitarás a no ser que el paseo sea de los que duran varias horas, pero sí es necesario llevarlos porque el bebé puede estar muy incómodo si no se le cambia a tiempo.

Toallitas

Son el complemento necesario de los pañales, pero también un artículo esencial para muchas otras cosas como quitar manchas o limpiarle la carita o las manos cuando se necesita. Te sacarán de más de un apuro, así que no las podemos olvidar en casa.

Cambiador

No es que no puedas cambiar al bebé si no lo llevas, pero te asegura una higiene que nunca está de más. Además, ocupa muy poco espacio, por lo que llevarlo no te supondrá mucho esfuerzo.

Biberón

Si no le das el pecho, necesitarás llevarlo por si tiene hambre. Pero también es buena idea llevar otro con agua en caso de que tu bebé tenga más de seis meses y haya empezado con la alimentación complementaria.

Una muda

No es nada raro que un bebé se moje mientras juega con el biberón o que por cualquier otra razón acabe empapado. Para que no coja frío, habrá que cambiarlo en cuanto podamos, y tener una muda para esos “por si acaso” es imprescindible.

Una mantita

A veces refresca antes de que te des cuenta, o acabamos regresando a casa más tarde de lo que teníamos previsto, cuando ya han empezado a bajar las temperaturas. Tener una manta lista para entonces es un seguro contra el frío.

Un juguete

No es que se vaya a acabar el mundo si no llevamos algo con lo que se entretenga en caso de que se canse de experimentar tantas nuevas emociones, pero siempre resulta de ayuda. Puede ser un peluche, un coche de juguete, un muñeco… Cualquier objeto que reconozca y le guste.