Día Internacional de la Prematuridad | LetsFamily
embarazo

Día Internacional de la Prematuridad

Uno de cada trece niños que nacen en España son prematuros, lo que supone 31.000 bebés nacidos antes de tiempo cada año. Además, el número ha ido en aumento, debido fundamentalmente al retraso de la maternidad y la reproducción asistida. Sin embargo, su supervivencia sin secuelas es cada vez mayor y la atención al gran prematuro es cada vez menos agresiva.

Humanizar el cuidado del bebé prematuro, favorece tanto el cuidado físico como neurológico.

Los especialistas apuntan también el beneficio de algunas medidas como evitar la sobreexposición a la luz y el ruido, y mejorar las posturas del niño dentro de la incubadora para alargar los períodos de descanso. Por ello, la imposición estricta de horarios para que los padres visiten a su hijo es absolutamente contraria al trato humanizado del prematuro. Está comprobado que no hay como el contacto piel con piel (volvemos al método canguro) que ayuda a los pequeños a establecer un vínculo afectivo con sus padres, además de reducir el dolor, las alteraciones fisiológicas y el riesgo de enfermedad. Por supuesto, todo esto beneficia enormemente al bebé y reduce la angustia de los padres.

Recogemos algunas de las reivindicaciones que asociaciones de distintos países han hecho para mejorar la calidad de vida de estos niños y sus familias.

  • En muchas ocasiones un parto prematuro se puede prevenir con un correcto control del embarazo al que tienen derecho todas las mujeres.
  • Los recién nacidos prematuros tienen derecho a nacer y a ser atendidos en lugares adecuados.
  • El recién nacido prematuro tiene derecho a recibir atención adecuada a sus necesidades, considerando sus semanas de gestación, su peso al nacer y sus características individuales. Cada paso en su tratamiento debe ser
    dado con visión de futuro.
  • Los recién nacidos de parto prematuro tienen derecho a recibir cuidados de enfermería de alta calidad, orientados a proteger su desarrollo y centrados en la familia.
  • Los bebés nacidos de parto prematuro tienen derecho a ser alimentados con leche materna. La leche humana es el mejor alimento para los bebés, incluidos los prematuros. Si un niño nace prematuro, lo mejor es que la madre permanezca junto a él y lo alimente con su leche.
  • Todo prematuro tiene derecho a la prevención de la ceguera por retinopatía del prematuro (ROP). Un niño prematuro necesita controles oftalmológicos desde las primeras semanas de vida.
  • Cuando dejen el hospital, los bebés prematuros deben tener garantizados programas especiales de seguimiento.
  • La familia de un recién nacido prematuro tiene pleno derecho a la información y a la participación en la toma de decisiones sobre su salud a lo largo de toda su atención neonatal y pediátrica.
  • El recién nacido prematuro tiene derecho a ser acompañado por su familia todo el tiempo. Para un bebé prematuro es muy importante sentir las caricias, la voz y el olor de sus padres. Para eso, debe estar junto a ellos el mayor tiempo posible.
  • Estos niños tienen el mismo derecho a la integración social que las que nacen a término.

Los bebés prematuros llegan al mundo en circunstancias adversas y distintas a las que estaban habituados en el vientre materno. Necesitan una atención médica individualizada, y que les hagan seguir sintiendo y viviendo el calor y el silencio que disfrutaban en el vientre de su madre.