El colirio

Comentar: (0)

Compartir:

Recién nacido en el hospital

La oftalmía neonatal, también llamada conjuntivitis neonatal, es una inflamación de la superficie ocular causada principalmente por bacterias y, menos frecuentemente, por virus o agentes químicos.

Las bacterias más comunes que pueden causar daño ocular grave son la gonorrea (Neisseria gonorrhoea) y la clamidia (Chlamydia trachomatis), las cuales pueden pasar de la madre al niño durante el nacimiento. Todas pueden desembocar en una lesión ocular permanente, incluso ceguera. El contagio se produce principalmente en el canal del parto, aunque también puede producirse dentro del útero (intraútero).

En el momento presente los estudios al respecto afirman que existe evidencia de calidad para justificar la utilización rutinaria de la profilaxis oftálmica de infección gonocócica, al menos en la ausencia de pruebas prenatales universales para la gonorrea. Su aplicación supone una drástica reducción en la incidencia de oftalmia gonocócica y ceguera. La evidencia sobre la eficacia de la profilaxis oftálmica neonatal de la infección por chlamydia actualmente aun no es concluyente. El consenso actual de la Asociación Española de Pediatría propone la aplicación de pomada ocular de eritromicina al 0.5 % o terramicina al 1 % en su defecto para realizar la Profilaxis de la conjuntivitis neonatal.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados