El color de pelo del bebé

Comentar: (0)

Compartir:

El color de pelo del bebé

El color de pelo es uno de nuestros aspectos externos más característicos. Y sin embargo, cuando nacemos es posible que tengamos un color de pelo diferente al que tendremos en torno al año y medio. ¿La razón?

Que los bebés nacen con un pelo que no es el definitivo. Este viene determinado por su ADN, pero no hará su aparición hasta que el pelo prenatal se caiga durante los primeros meses de vida. Será entonces cuando se manifestará la cantidad, grosor y color de pelo que el bebé tendrá definitivamente.

Sin embargo, no todos los recién nacidos tienen un color de pelo distinto al que tendrán cuando pasen unos meses, y es que ese pelo prenatal puede ser del mismo color, o no, del que lucirán después.

Porque lo que cambia no es el color de pelo sino el pelo en si mismo, y por eso puede ocurrir, como de hecho ocurre en muchas ocasiones, que ambos coincidan. En cualquier caso, si quieres saber qué tonalidad tendrá la cabellera de tu bebé tendrás que esperar a los 18 meses para saber con seguridad si será rubio, moreno, castaño o pelirojo.

 

Los genes

Las responsables de que tengamos un color de pelo u otro son unas células llamadas melanocitos, las mismas que se encargan de producir la melanina y que también dan color a nuestra piel y al iris. Pero como en el recién nacido aún son células inmaduras, los bebés suelen tener el pelo algo más claro de lo que lo tendrán pasado un tiempo.

Y quien determina la concentración de melanina son los genes, que llevan escrito desde el momento de la concepción esa información. Según la presencia de los dos tipos de melanina -las eumelaninas, responsables del pelo oscuro, y las feomelaninas, responsables del pelo claro, tanto del rubio como del rojizo-, el bebé será rubio, castaño, moreno o pelirojo.

En esto quien manda son los padres, que son los que dan su herencia genética al recién nacido. La combinación del par de genes, uno correspondiente a la madre y el otro al padre, será la que decida teniendo en cuenta que hay algunos genes dominantes y otros recesivos, siendo el color de pelo oscuro el dominante.

Ocurre algo similar con el color de ojos, cuando la combinación de la herencia genética determina el color, como os contábamos en este artículo. También en este caso su tonalidad al nacer puede no ser la definitiva por la inmadurez de los melanocitos.

 

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
3

Average: 3 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies