El gateo en bebés » LetsFamily
el gateo en bebes

El gateo en bebés

 

Artículo escrito por: Carla Ollé, maestra de educación infantil

 

En el último artículo te había contado cómo tu bebé pasaría de reptar a gatear, en este te hablaré de cómo es el gateo en bebés y de su importancia. Después de estar tiempo boca arriba, de aprender a voltear por sí misma/o, de pasar tiempo jugando y explorando boca abajo y de aprender a reptar, llegará el momento en el que se colocará a gatas. Recuerda que primero es la posición, y después el movimiento, y cada cosa necesita su tiempo.

Cuando tu pequeño o pequeña pasa de tener todo el cuerpo en el suelo a levantar la barriga y sostenerse solo en cuatro puntos de apoyo, las manos y las rodillas, ¿te puedes imaginar su sensación? Vivirá una de las mayores experiencias de desequilibrio hasta el momento, así que, al principio, puede que le veas inestable, con cierta inseguridad e, incluso, oscilando un poco. Por este motivo, las primeras veces volverá a la posición de tumbado enseguida, y es normal. Como pasaba con el volteo, es probable que lo vaya intentando consecutivamente: a gatas por unos segundos-al suelo, otra vez a gatas-al suelo… Todo esto irá acompañado de unas caras de concentración, esfuerzo e implicación que te van a enamorar, estoy segura de ello. Tu bebé está haciendo un gran trabajo y enormes descubrimientos.

 

El gateo en bebés: proceso

Cuando se mantenga a gatas durante tiempos más largos y con más estabilidad y equilibrio, entonces va a realizar el siguiente paso: levantar un brazo y hacer el primer movimiento hacia el gateo. Del mismo modo, irá avanzando poco a poco. Probablemente, al principio observarás que se mueve también de forma insegura y descoordinada, y que vuelve al suelo rápido al haber hecho dos o tres pequeños movimientos. Después de todo lo que te he explicado, ya ves que tiene toda la lógica, ¿verdad? ¡Está aprendiendo! Sus movimientos ahora te pueden parecer algo torpes, y quizás te hagan sufrir un poco, pero no te preocupes.

Confía en tu bebé, ya verás que es solo cuestión de días y, antes de que te des cuenta, ¡estará gateando por todos lados! Admira como aprende y, mientras tanto, recuerda que tienes una función muy importante: garantizar su seguridad. Cuando se mueva de forma más inestable, vigila que no esté cerca de muebles o esquinas con las que pueda hacerse daño. Siempre que puedas, ponte cerca suyo, observando lo que hace y disfrutando con ella o con él. Cuando no te sea posible, asegúrate de que esté lejos de cualquier peligro, y déjale experimentar.

 

La importancia del gateo en los bebés

Cuanto más se vaya ejercitando, más control tendrá. Poco a poco va a ir perfeccionando estos movimientos descoordinados hasta que, finalmente, mueva de forma alternativa el brazo de un lado del cuerpo y la pierna del opuesto (como había pasado también en el movimiento de reptar). Este es el patrón cruzado, y es verdaderamente importante para su desarrollo. El gateo en los bebés es una etapa relevante por muchos motivos:

  • Fomenta las conexiones cerebrales, facilitando el paso de información entre un hemisferio y el otro.
  • Perfecciona la vista, cuando tu bebé enfoca los dos ojos en un mismo punto, tanto a corta distancia (sus propias manos), como a larga distancia (allí donde quiere ir).
  • Desarrolla la coordinación ojo-mano con los movimientos consecutivos y, además, al gatear se establece entre ambos una distancia similar a la que también mantendrá al leer, escribir, o dibujar.
  • Ejercita, a parte de todo el cuerpo en general, en especial los hombros y las palmas de las manos, que reciben gran cantidad de texturas y sensaciones. Esto favorece el desarrollo de la motricidad fina.
  • Ayuda a desarrollar la conciencia espacial, pudiendo observar el mundo desde un nuevo punto de vista y adquiriendo poco a poco el sentido de la profundidad, la orientación, el tamaño…

Por todo esto y mucho más, puedes ver que el gateo es una etapa fundamental para tu hijo/a, tanto en su presente como para su futuro, ya que tiene incidencia en procesos de aprendizaje posteriores como la lectoescritura o las matemáticas, por ejemplo. Pero, sin ir más lejos, también porqué forma parte del desarrollo natural del bebé cuando se mueve en libertad, motivo suficiente para sentir absoluto asombro cuando llegue esta etapa.

 

La función de los padres en la etapa de gateo

Hay una cosa que está clara: cuando un bebé empieza a gatear, requiere mucha más atención e implicación que cuando estaba, por ejemplo, solo tumbado hacia arriba. Se va a mover por todos lados, y las ganas de explorar, conocer y descubrir no van a cesar (¡y tampoco querríamos eso!). Así que tu experiencia va a depender del punto de vista desde el que lo vivas. ¿Te encanta ver a tu pequeño/a así? ¡Pues disfrútalo! Puede parecer cansado para ti, ya que lo va a querer tocar todo, probablemente irá por todos los sitios a los que tenga acceso, sentirás que tienes que estar mucho más pendiente de ella o él que antes… pero con todo lo que te he contado, merece la pena, ¿no crees? Quédate con esta premisa: cuanto más gatee, mejor.

Así que en ningún momento tengas prisa para ver siguientes avances. Lo recuerdo, aunque llegados a este punto seguro que eso ni se te pasa por la cabeza… ¡lo estás haciendo genial! Eso no significa que no se pueda hacer nada para facilitar las cosas. ¡Todo lo contrario! Hay muchísimas opciones, y tienes que tener presente que es muy importante que tú te sientas a gusto y con tranquilidad. Lo mejor que puedes hacer es preparar o adaptar el espacio.

Ahora tu bebé se mueve por todos sitios, así que pon conciencia en dónde puede ir y dónde no. Cierra puertas de habitaciones en las que no quieras que entre, obstaculiza el paso a algún lugar peligroso, vigila los cables y enchufes, retira cualquier objeto que no pueda tocar… La intención es que todo lo que esté a su alcance, por un tiempo, lo pueda manipular, mover, ponérselo en la boca o golpear contra el suelo.

Ahora no es momento de intentar enseñarle que no puede coger un jarrón de cristal o quitar la tierra de un macetero, eso llegará, pero todavía no está preparado/a. Ahora es momento de que tú dispongas el espacio para que todo con lo que se encuentre sea seguro y le permita la máxima exploración. Esto, además, te hará estar en mucha más calma a ti, ya que te evitará frustraciones y tener que poner límites que ahora no van a funcionar. Además, dispondrás de mucha más energía para otras cosas verdaderamente importantes. Prepara tu casa, para que sea también su casa.

 

carla.olle.maestra.educacion.infantil

Carla Ollé

Maestra de educación infantil y primaria. Con más de 13 años de experiencia con los bebes en la etapa de 0 a 6 años.

Otras entradas de Carla

 

¡Sorteamos una sillita de paseo Maxi - Cosi!