El juego: sexto a noveno mes » LetsFamily
embarazo
El juego del sexo al noveno mes del bebé

El juego: sexto a noveno mes

Cada niño va a su propio ritmo y por eso no te tienes que preocupar, si tu hijo todavía no ha aprendido a gatear, muchos no lo hacen pero tal vez empiecen a andar antes.

En esta etapa de la vida, los lactantes ya empiezan a utilizar las manos para coger objetos. Usan el pulgar y los tres últimos dedos para agarrar las cosas. Les divierte pasarselas de una mano a la otra y si se cae el objeto al suelo, en muchos casos ya no les interesa y no lo buscan. Pueden sostener dos cubos y prestar atención a un tercero que se encuentre en la mesa.

Esta etapa se caracteriza por ser un periodo transitorio en la vida del lactante, aveces se distrae o juega solo pero la presencia de la madre o del padre es fundamental para su estimulación. Les encanta jugar con sus pies al igual que hacer sonar sonajeros de colores o lanzar bolas y cubos de colores.

En cuanto tu hijo aprenda a agarrar cosas de forma consciente, querrá coger todos los objetos. A veces simplemente no le será suficiente sujetar el objeto sólo con las manos y lo meterá en la boca. Lo hará sobre todo cuando le empiecen a salir los primeros dientes. A menudo empezará a restregar o golpear los juguetes en el suelo o en la mesa. Les encanta intentar repetir los tonos o palabras de los adultos mediante balbuceos que solo ellos entienden, y que les divierte escuchar. Una persona conocida, que se esconde detrás de un cojín o el sofá y aparece después otra vez, es para el bebé un misterio emocionante, al que puede seguir jugando durante horas sin aburrirse. Este juego le ayuda a aprender, a decir adiós y a acostumbrarse a la separación y saber que después del adiós, viene la bienvenida. Este es un gran paso para cuando aprenda a gatear y a andar. También le gusta mucho el baño compartido contigo ó con sus hermanos. Los juguetes para el baño como pelotas o animalitos de plástico pueden hacer este momento más divertido y le ayudará a desarrollar el sentido del tacto. En la bañera también puede seguir descubriendo su propio cuerpo. Sus pies le fascinan, los chupa divertido si lo dejas un ratito desnudo. Todos los niños eligen tarde o temprano un peluche como su amigo personal. El bebé quiere mucho a este animalito al que puede abrazar y apretar como a él le gusta o incluso chupar y morder. Y si emite algún ruido, pues mejor todavía. Os aconsejamos que tengais siempre uno igual o similar guardado por si extravía a su “amigo” favorito.Recomendamos a estas edades juegos para colgar en la cuna, mordedores, cajas de música, anillas y llaves de goma de colores, etc.