En la piscina con los bebés » LetsFamily
embarazo

En la piscina con los bebés

Si seguimos unas normas básicas antes, durante y después del baño podremos hacer de esos momentos de baño y juegos una experiencia divertida con la que nuestros hijos lo pasarán en grande.

La principal actividad de los pequeños en el agua es la estimulación por lo que, para que saquen el máximo partido del agua, deberán estar lo más receptivos posibles. Es importante que nuestro bebé vaya a la piscina con sus necesidades cubiertas: debe haber comido lo necesario y haber dormido sus horas de sueño.

Una vez en el agua hay unas cuantas reglas a tener en cuenta:

1. No debemos entrar en la piscina con el bebé en brazos

2. No hay que meter al bebé de golpe, sino tomarnos nuestro tiempo. Lleva algún juguete que se pueda mojar y que sepas que al pequeño le gusta; recuerda que has ido a la piscina a jugar y disfrutar con tu hijo, no hay prisa ninguna.

3. Los bebés están en continuo aprendizaje, creciendo y desarrollándose día a día. Llévale juguetes que potencien su estimulación y desarrollen su psicomotricidad: alguna pelota que flote, un churro de colores como los que se usan en matronatación o un muñeco que pueda mojarse serán opciones perfectas.

4. La clave está en tu actitud: buena disposición para generar un buen ambiente.

Al salir de la piscina recuerda, de nuevo, no salir del agua con el bebé en brazos para evitar accidentes.

Los niños pequeños pierden calor rápidamente, así que en cuanto salga del agua cúbrelo con la toalla y sécalo cuanto antes. Además, cambia su bañador rápidamente en un lugar cálido y sin corrientes.

Ten en cuenta que la actividad en el agua es intensa, lo que seguramente hará que el bebé tenga hambre y sueño al salir de la piscina.
Si llevas al pequeño a la piscina estarás estableciendo una rutina muy positiva para él de alimentación, horas de sueño y ocio y todo esto repercutirá en su posterior desarrollo positivamente.