¿En qué casos un bebé puede recibir leche donada? » LetsFamily
embarazo

¿En qué casos un bebé puede recibir leche donada?

La importancia de la leche materna

Las bondades de la leche materna exceden el parentesco entre una madre y un niño. En efecto, la composición de la leche de cualquier mujer refuerza el sistema inmunológico de los bebés y estimula su crecimiento físico e intelectual. Y si bien muchos bebés saludables pueden crecer perfectamente bien alimentados con fórmula, hay determinados niños que nacen o se encuentran en condiciones que distan de ser las ideales. Para ellos en particular la leche materna donada puede ser la diferencia entre vivir o morir.

La vulnerabilidad alimentaria

La donación de leche no está pensada para que las madres que pueden amamantar dejen de hacerlo por comodidad, sino para resguardar el bienestar de bebés más vulnerables. ¿Quiénes se benefician más de recibir leche donada? En primer lugar, aquellos nacidos en forma prematura, que corren riesgo de sufrir infecciones intestinales que hagan peligrar su vida. La leche materna es de más fácil digestión que las de fórmula. Por eso mismo también sirve a bebés de bajo peso, con insuficiencias inmunológicas, con alergia a los componentes de la leche de fórmula o con enfermedades graves. Un bebé alimentado con leche materna, aunque no sea la de su propia madre, se recupera más rápido, acorta su estancia en el hospital y presenta menores complicaciones.

¿Cómo se alimenta a los bebés con leche donada?

El personal de salud recibe leche materna ya procesada y analizada para descartar cualquier contaminación. A los bebés internados se les suele dar en cucharillas, sondas nasogástricas o un vaso, no empleándose el biberón.

¿Por qué no se les da leche de la propia madre?

Por supuesto que lo ideal es proveerle al bebé vulnerable la leche de su propia madre, pero hay casos donde ello no es posible. A veces, la madre sufre complicaciones después del parto, o bien no produce suficiente leche sin el estímulo de la succión del bebé (y los prematuros no tienen fuerza para succionar). Otras veces, el estrés por tener a su bebé internado también afecta la producción de leche. En estos casos se busca seguir estimulando a la madre para que, cuando su bebé se recupere, pueda alimentarse directamente del pecho y prescindir de la leche donada

.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: