La alimentación a partir del décimo mes

Comentar: (0)

Compartir:

Niño comiendo puré

Picar y probar: el menú de tu hijo se parece cada vez más a un viaje rumbo a lo desconocido. Normalmente le gusta probar lo que está en tu plato, con cuidado ve dándole que probar alimentos para adaptar su gusto a las comidas habituales.

Si los dientes le salen muy pronto, deberías comprarle un mordedor que venden en farmacias y tiendas de puericultura. Si los refrescas en la nevera le aliviarán más las molestias en las encías. Pero a partir del décimo mes también le puedes dar corteza de pan o trocitos de manzana, vigilando que no se atragante. La papilla también puede ser más espesa y menos triturada. Por la mañana le puedes dar después de la leche, un poco de pan y para la merienda, algo de fruta o un yogur.

La papilla de la merienda la puedes ir sustituyendo por unos trocitos de fruta, unas galletas o un trozo de pan.
Como norma general, a los diez meses ya puede comer de casi todo, su dieta se compondrá de ½ litro de leche o derivados diaria, cereales, frutas, verduras, carne de ave o de ternera, pescado blanco, e iniciaremos la tolerancia al huevo, ofreciéndoselo cocido.

No le des trozos de manzana si todavía no le han salido los dientes y no sabe masticar bien. Si no tiene alguna muela no podrá deshacer bien los trozos de manzana y podría atragantarse.
Cuando el bebé cumpla un añito ya puede participar en todas las comidas con los mayores, siempre y cuando prepares comidas suaves y de fácil digestión.

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies