La apnea del prematuro » LetsFamily
embarazo

La apnea del prematuro

Como te hemos mostrado en varias ocasiones, los bebés prematuros se enfrentan a una serie de complicaciones y tienen más posibilidades de contraer determinadas enfermedades. Anteriormente te hemos hablado del Virus Sincicial Respiratorio, una de las más comunes; hoy vamos a ocuparnos de otra de las enfermedades de los bebés prematuros más habituales: la apnea.

La apnea del prematuro

La apnea del prematuro se produce porque, en los bebés que no completan las 37 semanas de gestación, la parte del sistema nervioso central que regula la respiración aún no ha madurado lo suficiente como para garantizar un ritmo de inspiración y exhalación regular.

Generalmente, los médicos detectan este problema antes de que los bebés salgan del hospital a sus casas. En muchos casos de bebés nacidos prematuramente hay momentos de 20 segundos o más en los que la respiración se interrumpe y se produce una frecuencia cardiaca más lenta (menos de 80 pulsaciones).

La apnea del prematuro suele acompañarse con un cambio en la piel del bebé, que pasa de tener un color pálido a azulado. Los expertos estiman que 5 de cada 10 bebés prematuros tienen este problema. La buena noticia es que, en un elevadísimo porcentaje de casos, la apnea del prematuro no deja secuelas y desaparece (para no volver), una vez que el sistema nervioso central y el sistema respiratorio y cardiaco del bebé han madurado lo suficiente como para ‘trabajar en equipo’.

En este sentido, no se suele hablar de un tratamiento para la apnea del prematuro ya que, en este sentido, la dolencia suele evolucionar hasta solucionarse de manera natural. Si acudes a tu especialista éste puede recomendar que se aplique una monitorización de la respiración, la frecuencia cardiaca y los niveles de oxígeno.

En los casos de los bebés prematuros con apnea, los expertos destacan que estas interrupciones de la respiración normal suelen desaparecer entre la semana 36 y la 44.