La compra del carrito del bebé » LetsFamily
embarazo

La compra del carrito del bebé

El carrito para tu bebé te va a permitir realizar muchas actividades con tu hijo además de permitirles en muchos momentos dormir en cualquier lugar que se encuentre. Los hay por precios y con calidades muy diferentes, lo caro no siempre significa que sea mejor.

Hay tantos carritos bonitos, deportivos y elegantes. ¿Cuál es el ideal para mí? No podemos tomar esa decisión por ti, pero te podemos intentar ayudar con nuestros consejos para que no te arrepientas después de comprar uno.

A la hora de comprar un coche deberías fijarte por ejemplo si prefieres uno con una barra o dos puños para empujarlo. La barra tiene la ventaja de que te permite empujar el coche con una mano, lo que significa que puedes empujar el carro y hablar por teléfono o comer un helado a la vez. Un coche con dos puños tiene la ventaja de poder colgar dos bolsas de la compra de ellos.

También deberías pensar si vas a necesitar el coche para paseos cortos o vas a tener que pasear con él durante horas todos los días. Esto también es importante para la elección del modelo: hay coches con tres o cuatro ruedas, hay coches más deportivos y la versión clásica. En cualquier caso, es muy importante fijarte en la altura del coche para que no te tengas que inclinar mucho al empujarlo.

Si no dispones de un coche para hacer la compra, deberías ver si el coche para el bebé tiene una cesta resistente y grande para poder guardar las bolsas de la compra, los juguetes del niño, etc. La amortiguación del cochecito también debería ser un punto a tener en cuenta a la hora de decidirte por uno. Igualmente mira la posibilidad de poder engancharle un pequeño patín para que tu otro hijo más mayor también pueda subirse, de vez en cuando.

Antes de comprarlo, debes asesorarte en la tienda con el personal especializado en este material. Pregunta todas tus dudas y plantea todas cuestiones. Seguro que conseguirás comprar el adecuado para ti y para tu hijo.

No abuséis por otro lado del cochecito del niño. Es importante que a partir de los dos años, cuando llevéis al niño a la guardería, éste vaya andando. Lo normal es ver llegar a las puertas de las escuelas a los padres con los carritos y por la tarde volver a recogerlos y montarlos otra vez. Repito, intentad que el niño ande, ya que de lo contrario siempre estará cansado y se negará a caminar por no estar acostumbrado a hacerlo.