La gripe en los bebés » LetsFamily

La gripe en los bebés

 

Prevenir la gripe en el bebé

Muchas veces los bebés experimentan ligeros aumentos de temperatura corporal, tos y agitación. Sin embargo, estos síntomas no tienen por qué estar asociados a la gripe necesariamente.

En el caso de los menores de dos años, la gripe presenta un mayor riesgo. El primer paso, en cuanto tengas la más mínima sospecha de que tu bebé padece o puede padecer gripe, es acudir a tu especialista de inmediato. Los síntomas de gripe en bebés más habituales son los siguientes:

  • Fiebre.
  • Escalofríos y agitación.
  • Tos seca.
  • Irritabilidad.
  • Diarrea.
  • Congestión nasal.
  • Fatiga.

Muchos de los síntomas de la gripe en el bebé, si bien en menor grado, son coincidentes con los de la gripe (moqueo, fiebre, congestión nasal). Sin embargo, en el caso de la gripe, éstos son más intensos y, además, vienen acompañados de un gran malestar físico que, en el bebé, se manifiesta a través de una mayor inquietud e irritabilidad.

Tratamiento

Independientemente de que estemos ante un caso de resfriado o de gripe, en cuanto notemos una alteración en el comportamiento del bebé, en la línea de los síntomas descritos anteriormente, debemos llevar al pequeño/a al pediatra, especialmente si padece tos persistente o fiebre que no remite en 24 horas, tiene más de 38 grados de fiebre o, presentando algunos de los síntomas, es menor de dos años.

Especialmente en el caso de los bebés más pequeños puede ser necesario establecer un tratamiento mediante antivirales. La higiene y la vacuna de la gripe son las mejores herramientas de prevención que podemos plantear. Si sospechamos que nosotros o algún miembro de nuestro entorno puede estar enfermo de gripe, debemos alejarlo de la presencia del bebé.

Y es que el virus de la gripe empieza a ser contagioso 24 horas después de que comiencen a aparecer los síntomas en una persona pero, en este sentido, también puede hacer enfermar al bebé una semana después de que éstos síntomas hayan desaparecido.