La increíble flexibilidad de los bebés

Comentar: (0)

Compartir:

La increíble flexibilidad de los bebés

Ver un bebé chupándose el dedo gordo del pie es de lo más normal y a veces nos sorprendemos al encontrarlos en posturas de auténtico contorsionista. La naturaleza los ha “fabricado” así para que puedan atravesar el canal de parto.

Sorprendentemente flexibles

Cuando estaban dentro de la barriga de mamá, los bebés necesitaban un esqueleto blando, de huesos cortos y esponjosos que pudieran soportar mucha presión, como ocurre durante el parto. Se ve claramente en el caso del cráneo, que tiene los huesos separados entre sí para permitir que la cabeza del bebé atraviese el canal de parto sin dañarse.

Del mismo modo, en la etapa uterina el peque desarrolló todos sus músculos, pero apenas los ha ejercitado porque sus movimientos son limitados.

Un proceso lento

A partir del nacimiento del bebé, su cuerpo empieza a demandar calcio y otros minerales que facilitarán en endurecimiento de su esqueleto que, un año después, será ya capaz de sostenerlo cuando comience a caminar.

Durante este proceso, algunos de los huesos con los que nacen (270 respecto a los 206 que tenemos los adultos) se unirán a otros, como pasa con el sacro, resultado de la fusión de cinco huesos, o el cráneo. También aparecerán huesos nuevos, sobre todo en las muñecas y los tobillos.

No paran de crecer

Otro de los motivos de que los huesos de los bebés sean más flexibles que los nuestros es que tienen que crecer mucho en períodos cortos de tiempo. De hecho, no pararán de crecer hasta la edad adulta. Durante este período, nuestro peque disfrutará de un cuerpo superflexible que le permitirá ir descubriendo las distintas parte de su cuerpo.

Yoga para mantenerlos sanos

Hay una postura en yoga que se llama del “bebé feliz” y precisamente hace referencia a la flexibilidad de los peques, pues consiste en agarrarse los pies con las manos cuando estamos tumbados como seguramente le guste hacer a nuestro bebé.

Realizar ejercicios de yoga con tu bebé le ayudará a mantener la flexibilidad de sus huesos y músculos durante más tiempo, además de estimularle para que vaya reconociendo a través del tacto las diferentes partes de su cuerpo. Te recomendamos que acudas a un centro especializado en el que podrás participar en una clase junto a otras mamás y bebés. En ella se pueden realizar ejercicios como estimular al peque a mover la cabeza hacia los lados con objetos o sonidos, balancearte, bailar con él, cantarle al ritmo de la música o sesiones de masaje.

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies