La siesta del bebé | LetsFamily
embarazo

La siesta del bebé

Por eso las siestas crean tantas dudas. ¿Es bueno que el bebé duerma durante el día o eso hará que no duerma durante el noche? Y en caso de que las siestas sean una buena idea, ¿cuánto deben durar? Estas y otras preguntas similares pasan por la mente de la mayoría de adultos que se ocupan del cuidado de un bebé. Os dejamos con las respuestas de los expertos.

  • ¿Cuántas siestas duermen? Cuando llegan a los 9 meses, la mayoría de los bebés no duerme más de dos siestas al día, una por la mañana y otra por la tarde. Después, hacia el año y medio, hay niños que dejan de dormir la siesta de la mañana y siguen durmiendo después de comer, aunque muchos otros siguen manteniendo las dos. En cuanto a la duración de esas siestas, puede variar pero lo habitual es que en total, sumando el tiempo de sueño de todas las siestas, el bebé duerma hasta cuatro horas durante el día hasta los seis meses para ir reduciendo el sueño diurno a partir de esa edad.
  • ¿Cómo sabemos si duerme lo suficiente? Podemos sumar las horas que duerme diariamente tanto por el día como por la noche y ver el resultado total. Si tiene menos de cuatro meses lo recomendado es que duerma entre 14 y 17 horas diarias sumando el sueño del día y de la noche; entre los 4 meses y el año, el número de horas de sueño recomendado es de 12 a 15 horas, aunque hay niños que duermen 10 horas sin que eso suponga ningún perjuicio para su desarrollo. A partir del año o año y medio lo habitual es que los niños duerman en torno a 12 en total. Sin embargo, hay niños que no necesitan dormir tanto. Por eso, para saber si tienen suficiente con lo que duermen podemos fijarnos en su comportamiento. Si es muy travieso y empezamos a verlo alicaído, seguramente es que no está durmiendo todo lo que necesita y le hace falta una siesta diaria algo más larga. Lo mismo ocurre si está irritado o le duele con frecuencia la cabeza y ya hemos descartado cualquier problema médico.
  • ¿Es necesaria la siesta? Lo cierto es que no es obligatoria aunque todos los bebés la duermen y la mayoría de los niños de entre dos y tres años continúan durmiéndola si adquirieron el hábito cuando eran más pequeños. La razón es que se sienten mejor. En cualquier caso, su cuerpo es el que responderá a la pregunta de si la necesita o no: en caso de que esté cansado o irritable unas horas antes de que llegue la noche, seguramente necesita una siesta. De lo contrario, no hay por qué obligarle.
  • ¿Es beneficiosa? Como en los adultos, la siesta les sirve para recargar pilas. Aunque no sea totalmente imprescindible, quienes la duermen se encontrarán por las tardes más relajados, con más energía e incluso más receptivos al aprendizaje.
  • ¿Es mejor que no duerma la siesta si queremos que la noche la duerma de un tirón? Aunque existe la creencia de que si no duerme la siesta llegará tan cansado a la noche que dormirá de un tirón, los especialistas explican que su cuerpo no funciona de esa forma. Más bien al contrario: si necesita dormir una o dos horas durante el día y nos las saltamos, cuando llegue a la cama por la noche estará cansado e irritable, y en esas condiciones le costará más dormirse.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: