La subida de la leche y el inicio de la lactancia

Comentar: (0)

Compartir:

¿Quieres saber cómo te subirá la leche después de dar a luz y cómo comenzar la lactancia con buen pie? Sigue leyendo… 

Desde el momento del parto –y desde días antes- tu cuerpo empezará a producir el alimento ideal para el recién nacido: el calostro. Nutritivo y lleno de defensas para tu bebé, su llegada antecede a la leche materna.

5 hechos sobre el calostro

-¿De qué está compuesto? De agua, proteínas, grasas, carbohidratos e inmunoglobulinas o anticuerpos.

-¿Qué aspecto tiene? Depende de cada caso. Puede ser espeso y de color amarillento o de consistencia más líquida y transparente.

-¿Por qué es tan importante para el bebé? Porque contiene la cantidad de nutrientes ideal para los primeros días del recién nacido fuera del útero materno y posee sustancias antibacterianas que estimulan su sistema inmunitario. Una combinación tan perfecta y equilibrada que jamás la encontrarás en la leche de fórmula.

-¿Cuánto dura la producción de calostro? Entre 2 y 5 días después del nacimiento del bebé.

-¿Si el niño es prematuro, también le alimenta lo suficiente? Se ha demostrado que, cuando el bebé nace antes de término, el calostro tiene aún más potencial para prevenir las infecciones.

La leche de transición

Después de unos días amamantando a tu bebé, notarás tus pechos más duros: estás empezando a producir leche. Es la llamada leche de transición, que tu organismo producirá durante los siguientes diez o quince días: contiene más grasa, lactosa y vitaminas hidrosolubles que el calostro; se adecúa a las necesidades de este, suministrándole más calorías.

La leche madura

Es la leche materna propiamente dicha. Aporta al niño todos los nutrientes y calorías que necesita para su desarrollo en sus primeros seis meses de vida. La OMS recomienda la lactancia materna como único alimento del bebé en estos seis meses, y mantenerla, en combinación con otros alimentos, hasta los dos años o más.

El inicio de la lactancia

  • La producción de leche depende, desde el momento del parto, del estímulo de la succión del bebé. Por eso es tan importante ponerse al bebé al pecho con frecuencia. El mejor momento para empezar es nada más nacer, cuando se coloca al recién nacido sobre su madre y él busca instintivamente el pecho de su madre. Es el llamado “breast crawl”. (http://www.letsfamily.es/bebes/breast-crawl-el-milagro-del-inicio-de-la-lactancia-materna). La lactancia debe comenzar en la sala de partos o en la primera hora de vida.
  • Coloca a tu hijo de modo que el pezón le quede al nivel de la nariz o del labio superior, con vuestras barrigas en contacto.
  • La postura es muy importante para conseguir que el bebé se “agarre” al pecho y evitar mastitis y grietas. Asegúrate de que toma el pezón y gran parte de la areola en su boquita.
  • La lactancia debe ser a demanda: la frecuencia y la duración de las tomas las marca el recién nacido.
  • La composición de la leche varía a lo largo de la toma: la concentración de grasa es mayor al final, por eso se recomienda dejar que el recién nacido vacíe completamente un pecho antes de ponerle al otro. ¿Y si no quiere mamar del otro? No pasa nada, ya hemos dicho que los bebés se alimentan a demanda. Él (o ella) saben lo que necesitan.
  • Comienza la siguiente toma con el pecho contrario al pecho con el que empezaste la vez anterior.
  • Durante las primeras semanas, se desaconseja el uso de chupetes, porque su boquita adopta una postura distinta para succionar y puede dificultar su aprendizaje e interferir en la lactancia. 

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
4

Average: 4 (2 votes)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados