¡Ayuda, mi bebé muerde! » LetsFamily
embarazo
El bebé muerde en la lactancia

¡Ayuda, mi bebé muerde!

La mayoría de las madres que amamanta a sus bebés ha padecido alguna vez (o muchas) que el pequeñito mordiese el pezón, cosa que puede resultar además de dolorosa desconcertante, sobre todo cuando frente a nuestro grito de dolor obtenemos una muequita sonriente. ¿Qué hacer frente a esto? ¿Se puede corregir?

¿Por qué me muerde el bebé?

Existen muchas razones por las que los bebés pueden pegar un bocado al estar tomando el pecho. La más obvia es la dentición. Incluso varias semanas antes de que asomen los primeros dientes de leche, las encías se hinchan y duelen y el bebé comienza a morder todo lo que tiene a su alcance (y la teta de mamá no es la excepción). Pero también puede ocurrir que muerda por un resfriado o por dolor de oídos. En todo caso, de lo que debes estar segura es que tu bebé no lo hace para lastimarte.

¿Debería destetar a mi bebé?

Es el consejo que escuchan muchas mamás: “te muerde porque quiere comida, no leche”, “es la señal de que ya está bien de teta”. Sin embargo, el destetees una decisión que debes tomar con cuidado y no producto de la incomodidad de algunas mordidas. En todo caso, hay cosas que puedes hacer para procurar corregir esta conducta, sobre todo cuando tu bebé es aún muy pequeño.

Qué hacer frente a las mordidas

Lo primero es marcar bien el límite con la expresión facial y la palabra. Un “no” dicho de forma muy firme y con cara seria hace maravillas, incluso con un bebé al que le falta mucho para poder hablar. Si el bebé muerde, retira suavemente el pezón y no le des el pecho por un ratito. Explica con frases sencillas por qué no debe morderte: “A mamá eso le duele y no debes hacerlo”.

Si notas que las mordidas coinciden con la etapa de dentición, ofrece al bebé un aro para morder, bastones de zanahoria bien fríos o un paño humedecido con los que pueda aliviarse. Otras veces los bebés muerden al notarte distraída. Presta atención a tu hijo mientras le das el pecho: míralo a los ojos, háblale y cántale.

Qué cosas no debes hacer

No deberías pegar una palmada mientras lo regañas.Los castigos físicos nunca son lo indicado: tu bebé sentirá miedo y probablemente llore, pero eso no corrige la mordida. Tampoco deberías presionar el pecho contra su rostro para que abra mejor la boca, pues es otra manera indirecta de castigo. Sí puedes corregir suavemente la prendida, ya que a veces cuando asoman los primeros dientes los bebés “olvidan” cómo deben coger el pecho para succionar.

Por último, ante un mordisco, evita reírte, o que alguien cerca de vosotros se ría, pues entonces el bebé lo interpretará como una gracia, lo hará una y otra vez, y resultará mucho más complicado corregir esta molesta conducta.