Las pulsaciones normales del bebé

Comentar: (0)

Compartir:

Las pulsaciones normales del bebé

Una de las cosas que más nos llaman la atención cuando acurrucamos las primeras veces a nuestro recién nacido es lo rápido que late su corazón. Sus pulsaciones van el triple de rápido que las nuestras y eso es completamente normal.

Frecuencia cardíaca normal

La percepción de los papás es que el corazón de nuestro peque está “acelerado” y eso es verdad a medias. Verdad porque es así, su frecuencia cardíaca es muy superior a la media, pero no le pasa nada malo, simplemente, su cuerpo necesita mucha sangre en movimiento en esa etapa de su desarrollo. Las pulsaciones normales a cada edad son:

  • Recién nacido: Seguramente prestaras mucha atención al sonido del corazón del bebé durante las ecografías del embarazo y te llamara la atención lo rápido que latía. El número de pulsaciones de un bebé recién nacido va desde los 70 latidos por minuto hasta los 190 en reposo.
  • Hasta el año: Su corazón late entre 80 y hasta 160 veces por minuto en reposo. Aunque es menos que cuando acaban de nacer, todavía su corazón va el triple de rápido que el nuestro. No te alarmes si ves cómo “late” la cabeza de tu bebé. Se trata simplemente de que la fontanela (espacio blando que hay entre los huesos de la cabeza del peque) es especialmente sensible a los latidos del corazón. Cuando a tu peque le crezca el pelo y los huesos del cráneo se le suelden completamente dejarás de verlo.
  • A partir del año: El corazón del peque latirá entre 80 y 130 veces. Cuando tenga cinco años la frecuencia cardíaca oscila entre las 75 y 115 pulsaciones por minuto y así paulatinamente hasta alcanzar a los 10 años una frecuencia de entre 60 y 100 latidos por minuto, que es lo normal en reposo para los adultos.

Si tienes dudas sobre si las pulsaciones de tu hijo son normales, puedes calcular su frecuencia cardíaca contando las pulsaciones que hace en 30 segundos y multiplicando por dos o las que hace en 20 segundos y multiplicar la cifra por tres.

¿Por qué es así?

Cuando el bebé está en el vientre de su madre, la sangre apenas pasa por los pulmones, es la placenta la que se encarga de oxigenar la sangre. Sin embargo, cuando nace, las arterias pulmonares se ensanchan y comienza a producirse un proceso de intercambio de gases en los pulmones.

Este cambio que se produce en la circulación y en la oxigenación de la sangre es uno de los motivos por los que los peques tienen las pulsaciones más altas que los adultos. Pero también influye el hecho de que las células de su corazón son diferentes y más pequeñas que las nuestras. De ahí que necesiten un impulso extra para que se oxigenen todos los tejidos. Y esto lo consigue su sabio cuerpo aumentando el ritmo cardíaco.

Ojo con la fiebre

Ten en cuenta que cuando los peques tienen fiebre aumenta su metabolismo y ritmo cardíaco. Su frecuencia cardíaca será aproximadamente ocho pulsaciones por minuto de más por cada grado de aumento de la temperatura.

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies