Las uñas del bebé | LetsFamily
embarazo

Las uñas del bebé

Hasta que el niño tenga cinco o seis semanas no le deberías cortar las uñas porque el peligro de dañar el lecho de la uña es demasiado grande, pero ten cuidado de que no se arañe, alárgale las manguitas para que le cubran las manos, o incluso ponle unas manoplas. Cuando tenga las uñas ya bastante largas puedes usar unas tijeras especiales para bebés.

Los niños recién nacidos todavía tienen problemas de controlar las manos por eso lo más recomendable es cortarle las uñas mientras duerme. Así evitas accidentes por movimientos inesperados y le ahorras al bebé pasar un mal rato porque a casi ningún niño le gusta que le corten las uñas.

Corta las uñas del bebé rectas y no redondas (como lo haces en ti misma). Tienes que tener cuidado de no dejar los bordes de las uñas muy afilados para que no se lesione a él mismo ni a otros niños, pero cortar las uñas rectas protege el lecho de la uña que todavía es muy sensible. La frecuencia para cortar las uñas depende de la necesidad. Cuando veas que el niño se araña solo, deberías hacerlo.