Limpieza y cuidado de biberones y chupetes » LetsFamily
limpieza y cuidados de biberones y chupetes

Limpieza y cuidado de biberones y chupetes

Uno de los temas importantes en los primeros meses de vida del bebé es todo lo relacionado con la limpieza y el cuidado de biberones y chupetes. Y es que es en los primeros meses de vida cuando el bebé es más sensible a los gérmenes y a los agentes infecciosos.

Pero ¿cómo se realiza la limpieza y el cuidado de biberones, tetinas y chupetes? ¿cada cuánto tiempo conviene reemplazar estos objetos? ¿qué tipo de chupetes aguantan mejor la esterilización? ¿basta sólo con lavarlos bien con agua y jabón o es imprescindible esterilizarlos?

Son muchas las preguntas relacionadas con el tema de la higiene de biberones y chupetes, y son muchas las posibles respuestas. En este artículo intentaremos ofrecer algunas respuestas a estas cuestiones que tanto importan a madres y padres que tienen bebés que están en sus primeros meses de vida.

 

Primer uso e higiene antes de lavar los biberones y chupetes

Antes de proceder a lavar o esterilizar los chupetes y los biberones hay un par de cosas que es importante saber:

Antes del primer uso: Hay que lavar y esterilizar biberones y chupetes antes de su primer uso. Para ello habría que hervirlos en agua durante 5 minutos.

Limpieza de manos de los padres: A veces nos preocupamos de tener todos los objetos del bebé bien limpios y esterilizados y no nos damos cuenta de otras cosas que son igual o más importantes que la propia limpieza de esos objetos. Uno de esos aspectos que hay que tener en cuenta es que los padres se laven bien las manos con agua y jabón antes de tocar biberones, tetinas y chupetes.

 

Limpieza o esterilización

Esta es una de las grandes disyuntivas cuando hablamos de la limpieza de los biberones y los chupetes. Mientras unos dicen que basta con la limpieza de estos objetos con agua y jabón, otros afirman que es imprescindible su esterilización.

Si bien es cierto que con una limpieza correcta con agua y jabón de estos utensilios puede ser suficiente, se recomienda que cuando el bebé es pequeño, más o menos hasta los 3 o 4 meses, además de lavar, se lleve a cabo la esterilización de biberones, tetinas y chupetes. A esa edad, el sistema de defensas del niño no está muy desarrollado y es más propenso a coger infecciones. Tras esos primeros meses, el sistema inmunológico del pequeño tendrá que ir fortaleciéndose, más teniendo en cuenta que cuando comience a gatear se meterá todo lo que encuentre en la boca. Por lo que a partir de los 3 o 4 meses, basta con esterilizar biberones y chupetes cada cierto tiempo, y no después de cada toma.

 

Limpieza de biberones y chupetes

La limpieza de biberones y chupetes se debe hacer a conciencia. Es necesario limpiar a fondo todos los elementos de estos objetos con agua y jabón. Es importante también el aclarar durante un buen rato las piezas con agua caliente, con esto evitamos que quede algún resto de detergente. Se puede utilizar cepillos especiales para limpiar bien el interior del biberón y eliminar todos los restos que puedan quedar de leche.

 

Esterilización de biberones y chupetes

Como decíamos anteriormente, muchos padres no se quedan tranquilos sólo con lavar estos objetos, sino que necesitan además esterilizarlos, sobre todo en los primeros meses de vida del bebé.  Con esto se aseguran de que son eliminadas completamente las bacterias que pueden quedar en ellos. Una vez que han sido limpiados, hay varias formas de esterilización; estas se dividen entre esterilización con calor y esterilización con frío. En este artículo ya te hablamos de estos dos métodos y de las diversas formas de realizar estos procesos de esterilización. En resumen, la esterilización de chupetes y biberones se pude hacer:

Esterilización con calor: Los métodos más usados en la esterilización con calor son la ebullición y el vapor. La ebullición es el método más común y sencillo que hay, pues consiste en introducir los objetos del bebé completamente en agua hirviendo y dejar que hierva durante unos 5 minutos. El método de esterilización con vapor se realiza con un hervidor eléctrico, la ventaja de este sistema es que es más rápido.

Esterilización en frío: Consiste en introducir los artículos del bebé en agua fría con una sustancia desinfectante.

 

Cuidados generales

Además de su limpieza, hay varios aspectos para tener en cuenta cuando hablamos del cuidado de biberones y chupetes. Algunas de las recomendaciones son:

  • Cuando no se están usando, guardarlos en un lugar que esté limpio y seco. La humedad no es conveniente para estos objetos. El lugar en el que los guardemos tiene que estar tapado.
  • No dejarlos cerca de fuentes de calor ni que les dé directamente la luz del sol.
  • Comprobar antes de cada uso las tetinas de chupetes y biberones. Una forma de comprobar que estén en buen estado y no haya roturas o deformaciones es tirando de ella, con las manos limpias, hacia todas las direcciones. Cuando el niño tiene dientes es más probable que se formen roturas en las tetinas.
  • Elegir entre chupetes con tetina de silicona o látex. Cada uno de estos dos tipos de tetinas tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Los de látex son más elásticos y resisten mejor a las mordeduras del bebé, aunque suelen estropearse más fácilmente cuando se hierven. Los de silicona, por el contrario, resisten perfectamente los hervidos, pero pueden romperse más fácilmente porque son menos elásticos.
  • En cuanto a la pregunta sobre cuándo renovar los chupetes y las tetinas de los biberones, depende de muchos factores como la temperatura o el tiempo de uso de estos objetos por parte del bebé. Es lógico que en cuanto veamos que estos tienen alguna rotura o presentan daños, o cuando comienzan a estar pegajosos y con un aspecto feo, hay que cambiarlos por unos nuevos. De todos modos, conviene reemplazar los chupetes cada dos meses, aunque estos no estén deteriorados. Las tetinas de los biberones se deberían cambiar cada 20 días aproximadamente.
¡Participa en nuestros sorteos!