Los alimentos durante el primer año » LetsFamily
embarazo

Los alimentos durante el primer año

El aparato digestivo de tu niño se tiene que acostumbrar poco a poco a la comida sólida. Hasta que el bebé pueda comer con vosotros en la mesa, pasará todavía algo de tiempo. Hasta que pueda hacerlo, hay algunos puntos que tienes que tener en cuenta.

  • Todo lo que coma tu hijo, debería estar cocido con la excepción de la fruta y algunas verduras.
  • Deberías introducir los cereales durante los primeros nueve meses en forma adaptada para bebés.
  • Al final del primer año – el mejor pan es el integral de molido fino.
  • Las patatas cocidas son muy nutritivas y de fácil digestión.
  • La carne, sobre todo la carne de vaca o de cordero, aporta mucho hierro.
  • El pescado lo debes introducir a finales del primer año. En caso de introducirlo antes podría provocar alergias.
  • La leche de vaca se puede introducir a partir los 12 meses, aunque se recomienda que se retrase hasta los 24 meses – ¡pero no leche cruda!, yogures, requesón y queso los introduces a finales del primer año, a excepción del yogur con leche adaptada que se puede ofrecer desde los 6 meses.
  • Como grasa se recomienda el aceite de oliva, los aceites prensados en frío están terminantemente prohibidos. La mantequilla aporta vitamina D.

¡No le des miel! Lo que se considera entre adultos un alimento sano, no es recomendable para bebés. Puede contener bacterias botulínicas cuyos metabolitos venenosos no puede descomponer el bebé, lo que ya ha causado algunas muertes. Por eso la miel – cruda o calentada – hay que evitarla hasta finalizar el primer año de vida.

Los bebés no necesitan azúcar El azúcar es un hidrato de carbono. La leche materna y la leche para lactantes contiene lactosa, que endulza ligeramente.
El niño no necesita azúcar adicional, lo único que conseguimos es acostumbrarle al sabor dulce pero no aporta sustancias nutritivas, sólo calorías. Lee siempre los ingredientes de la comida preparada para bebés: la sacarosa, la glucosa, la dextrosa, la fructosa, la maltosa y la maltodextrina pertenecen a la familia de los azúcares y no se necesitan.