Los movimientos del bebé: sus conquistas, por etapas » LetsFamily
movimientos del bebé

Los movimientos del bebé: sus conquistas, por etapas

Los bebés conquistan etapas en el momento justo: cuando están preparados para ello. Papá y mamá pueden echarle una mano y servirle de estímulo acompañándolo en sus juegos y respetando sus ritmos, pero es él quien dice cuándo está listo para descubrir el mundo. Su cuerpo va desarrollando la musculatura que necesita mientras él aprende a coordinar movimientos. El rápido aprendizaje de los niños en lo relacionado con los movimientos de su cuerpo es increíble, especialmente durante sus primeros doce meses de vida. De ello dan buena muestras sus conquistas:

  • Levantar la cabeza. Ya durante sus primeros días de vida los niños son capaces de realizar un pequeño movimiento: levantar o girar levemente la cabeza. Un movimiento imprescindible para la lactancia, y clave también para no ahogarse si vomitan. Poco a poco aprenderán a ampliar ese movimiento hasta alcanzar los 45 º y antes de los 4 meses podrán elevar la cabeza hasta 90º además de girarla hacia ambos lados.
  • Girar sobre sí mismo. De un día para otro, sin previo aviso, tu bebé girará sobre si mismo sin que ni él mismo sepa cómo. Y una vez que lo haya conseguido -en torno a los seis meses-, intentará perfeccionar ese movimiento. Semanas más tarde, alrededor de los ocho meses, ya podrá girar por partes: primero el tronco y luego las piernas.
  • Sentarse. Una de sus conquistas más asombrosas, que le permitirá descubrir todo lo que le rodea desde una postura muy cómoda, es la de sentarse sin más ayuda que sus propias manos, que poco a poco irá soltando. Los niños suelen aprender este movimiento hacia los 8 meses, cuando sus lumbares ya tienen el suficiente tono muscular como para sujetar todo su tronco.
  • Gatear. Algunos pequeños se saltan esta gran conquista, aunque son más los que llegan a conocerla, y les encanta. Ocurre hacia los 10 meses, y es la primera forma de desplazamiento del bebé, por lo que es un salto de gigante. Cuando lo logre, es posible que recorra la casa palmo a palmo sin descanso. Eso significará que su va por muy bien camino: la coordinación de brazos y piernas es perfecta.
  • Ponerse de pie.  ¿Cómo sería ver el mundo desde otra altura? La mayoría de empieza a saberlo hacia los 9 meses, cuando ya pueden mantenerse erguidos sobre sus pies aunque apoyados en algún mueble, las piernas de papá o mamá o cualquier otra cosa que tengan a mano. Es el paso previo a la mayor de las conquistas, que en unos tendrá lugar semanas después y en otros tardará aún meses: caminar.