Los peores obsequios para un bebé » LetsFamily
embarazo

Los peores obsequios para un bebé

Juguetes no apropiados para su edad

Deberías evitar los juguetes con piezas pequeñas que puedan ser ingeridas por el bebé, así como juegos que resultan muy complejos (guarda los puzles para los niños en edad preescolar, que el bebé estará feliz con unos simples cubos). Claro, dirás, de todas maneras los padres pueden guardar estos obsequios para más adelante. El problema es que ocupan espacio y no todas las familias viven en casas con suficiente sitio de almacenamiento. ¡Y nada peor que el bebé vea su obsequio y se encapriche con jugar con él cuando aún no es seguro que lo use!

Juguetes con sonidos estridentes

Ese avioncito a batería que parecía tan simpático en la tienda con su cancioncilla de moda se convertirá en una tortura para los oídos de los pobres padres. Además, las baterías no son ecológicas y generan un gasto de dinero. ¿El bebé ama la música? Mejor obséquiale un xilofón que pueda golpear con palillos.

Peluches de gran tamaño

No solamente ocupan mucho lugar, sino que además juntan polvo que puede desencadenar alergias. Además, un muñeco demasiado grande ni siquiera sirve para que el bebé juegue con él. El muñeco ideal es de tela (no de felpa), no tiene partes que puedan desprenderse (como ojitos), puede lavarse en la lavadora y es pequeño como para que el bebé pueda cogerlo.

Ropa no apropiada a la estación del año

Está bien elegir ropa una talla más grande que la del niño, pero si escoges ropa de invierno piensa que para cuando el pequeño alcance ese tamaño, la prenda le resultará inapropiada por el calor. A la hora de elegir ropa, lo fundamental es conservar el ticket de cambio (y no sentirse ofendido si los padres nos lo solicitan).

Muebles

Puede que creamos que ese moisés resultará pequeño muy pronto y que nada mejor para el bebé que esa elegante cuna de madera. O que una cajonera con apliques de personajes resulta simpática y práctica para el cuarto del bebé. O que en pocos meses el niño necesitará sí o sí de una trona para comer. Pero el mobiliario no requerido suele ser más un incordio que una ayuda. Además, la decisión de decorar y amueblar el cuarto de un bebé es muy personal.

 

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: