Los primeros cuidados del bebé | LetsFamily
embarazo

Los primeros cuidados del bebé

Cada niño cambia día a día. Un día disfruta cuando le das crema y otro, no para de quejarse cuando le cambias el pañal o lo bañas. A continuación te contamos cómo puedes mantener la calma.

Las costumbres de tu bebé cambian rápidamente y de repente, dependiendo del estado de su desarrollo. Por eso el cuidado del bebé se puede dividir en la mayoría de los niños en fases de placer y fases de ira.

Si tu hijo lloraba un poco después de nacer cada vez que lo acercabas a un grifo, después de unas semanas ya se puede convertir en un bebé al que le encanta que le bañen. Si tu hijo disfrutaba al principio de tus caricias y la cercanía de tu cara al cambiarle el pañal a lo mejor ahora le entran rabietas porque durante el cambio del pañal tiene que permanecer acostado y no se puede mover como a él le gusta. No le des mucha importancia porque es algo normal. Lo mejor que puedes hacer es ignorar los rabietas.

A pesar de ello el cuidado del bebé suele ser un placer tanto para el niño como para los padres. Por ejemplo, para el bebé el encuentro con el agua y el contacto intensivo durante el baño diario, así como el cambio del pañal no sólo suponen higiene, sino también una aproximación sensual a su entorno.

También puedes mimar a tu bebé después del baño con un masaje que te servirá al mismo tiempo para cuidar su piel. Cuando tu hijo esté relajado también podrías aprovechar para cortarle las uñas, aunque también puedes hacerlo mientras duerme.

Los primeros días después del parto también es importante que cuides bien el ombligo del bebé. Tu matrona te puede decir cómo deberías hacerlo. Cuando tu hijo es un poco más mayor llega otro punto en el orden del día del cuidado del bebé: lavarse los dientes. Con algunos trucos sencillos también conseguirás que tu hijo disfrute del cuidado de su boca.