Mi bebé está amarillo, ¿qué hago? » LetsFamily

Mi bebé está amarillo, ¿qué hago?

Cuando nace el bebé, puede ocurrir que la piel se le ponga algo amarillenta. Esto ocurre porque la bilirrubina se ha alterado y ha aumentado sus niveles normales, que suelen estar entre 1-2 mg/ml.

¿Qué es la bilirrubina?

Se trata de un pigmento amarillo que se elimina por las heces y se origina por la destrucción de los glóbulos rojos. Para que la bilirrubina sea eliminada, el hígado tiene que procesarla un poco.

¿Qué es lo que ocurre cuando aparece ictericia?

Estos niveles aumentan por distintas razones, por ejemplo, si se destruyen glóbulos rojos en la sangre, provocando que se libere la bilirrubina. También puede ocurrir por algún problema de hígado, es decir, que no procesa bien los alimentos, los desechos, etc. Los problemas de hígado pueden ser por problemas de malformaciones, hepatitis…

En alguna ocasión puede ocurrir que la ictericia sea grave. Esto ocurre cuando hay problemas de incompatibilidad entre la sangre de la mamá y el bebé. El nivel de bilirrubina es muy alto, pudiendo provocar lesiones el cerebro. Se soluciona cambiando la sangre del bebé por otra de otro grupo que sea compatible mediante un proceso llamado exanguinotransfusión.

Los síntomas

Muchos recién nacidos suelen sufrir ictericia leve por la destrucción de glóbulos rojos, de hecho, en las primeras semanas de vida, se destruyen muchísimos glóbulos rojos. Suele aparecer en los bebés entre el segundo y el tercer día de vida y desaparece a las dos semanas ya que en estas semanas el hígado aún está inmaduro y trabaja lento.

Y, ¿cómo nos damos cuenta los papás?

Primero, porque vemos un color amarillento en la piel, que empieza en la cabeza y baja hacia el torso y piernas.

No os preocupéis, porque hay solución: de hecho, la más leve, desaparece sola. Si está causada por una alimentación insuficiente, vale con darle el pecho más a menudo y corregir la postura.

Si la ictericia es más intensa o no desaparece, se suele aplicar fototerapia, un tratamiento que consiste en exponer al bebé a una lámpara de luz ultravioleta que se encarga de transformar la bilirrubina en biliverdina, una sustancia que el organismo sí puede desechar.

Solo si esto no funcionase, es cuando se realiza la exanguinotransfusión, pero ¡tranquilos! Esto solo ocurre pocas veces.