Pasar de reptar a gatear. Los primeros desplazamientos de tu bebé » LetsFamily
pasar de reptar a gatear el bebe

Pasar de reptar a gatear. Los primeros desplazamientos de tu bebé

Artículo escrito por: Carla Ollé, maestra de educación infantil

Hola pequeño/a, ¡ya vuelvo a estar por aquí! Dentro de poco vas a pasar de reptar a gatear, pero vayamos despacio. Han pasado unos meses desde que naciste y ya te sientes muy cómodo/a boca abajo, has llegado a ello autónomamente. ¡Te imagino con tanta tranquilidad y seguridad! ¿Sabes qué? Ahora mismo no te darás cuenta, pero es muy probable que algunos adultos de tu alrededor hayan comentado alguna vez a tu mamá o papá lo sorprendidos que están de verte así, tan “independiente”, pudiendo ellos charlar o hacer otras cosas durante ratos largos. Esto no es una casualidad, es el fruto de que te hayan dado el tiempo y el espacio que necesitas para moverte libremente, de que te hayan brindado una relación afectiva respetuosa y cálida, basada en la confianza y la admiración hacia ti, y de que tú hayas podido implicarte totalmente en lo que te crea interés y curiosidad, desplegando todas tus capacidades motrices hasta el momento. Sin estas condiciones nada sería igual, así que ¡no sabes cuánto me alegro por ti! Ahora voy a seguir hablando a los mayores, que todavía hay mucho por aprender… ¡tú sigue descubriendo!

El impacto del movimiento libre en la vida de tu bebé

Quizá resuene en ti de algún modo esto que he querido decir a tu bebé, y es que estoy segura de que, a estas alturas, ya te has dado cuenta de la inmensa diferencia que hay entre una experiencia intervencionista y una de no intervencionista en el desarrollo motriz del niño o la niña. Ahora ya puedes ver, en tu propio hijo/a, el impacto a nivel emocional y psicológico que también tiene el movimiento libre en la vida de tu pequeño/a: la tranquilidad, la comodidad, la alegría, la coordinación, la concentración, la atención, el interés, la prudencia, el autocontrol, la implicación, el autoaprendizaje, la exploración de los propios límites y la superación de los mismos, el autoconocimiento, la autorregulación, ¡y un tan largo etcétera!

Recuerda aquellos primeros momentos en los que tan solo movía los brazos y las piernas, siempre estando boca arriba. Desde entonces hasta ahora ha conquistado muchísimos descubrimientos, y todas las palabras que te he enumerado en esta larga lista han formado parte de ello. Todo esto ya está creando su personalidad, hoy mismo, e irá con él/ella para siempre. Qué gran regalo le estás dando, ¿verdad? Y qué gran regalo te estás dando a ti, disfrutando y admirando su proceso. Sin preocuparte, en ningún momento, por nada que no haya llegado todavía, y emocionándote por todo lo que sí ha logrado.

Cómo se mueve tu bebé: la etapa de reptar

Y hablando de explorar límites y superarlos, ahora que tu pequeña o pequeño se siente tan a gusto boca abajo, seguirá avanzando. Es así, surge de forma natural: nunca se estanca, aunque se encuentre en una posición que domina y controla. En este momento va a aprender a reptar, uno de los movimientos previos al gateo. Te explico qué puede pasar en esta etapa, aunque al ser un movimiento intermedio, cada niño o niña puede expresarlo de forma distinta.

Puede que, al principio y estando boca abajo, en algún momento tu bebé se arrastre hacia atrás, haciendo fuerza con los brazos. No te extrañes al ver a tu hijo/a arrastrándose hacia atrás, pues es mucho más fácil que hacerlo hacia adelante. Te invito a que te tumbes en el suelo y lo pruebes, ¡lo entenderás todo al momento! A lo mejor pasa un tiempo así, descubriendo de espaldas los límites del espacio: notará con los pies cuando llega a la pared, o a un mueble, o a un juguete, o a tus piernas… En algún momento empezará a hacerlo hacia adelante, y se irá ayudando de las piernas. Primero de manera algo descoordinada, hasta que llegue el movimiento contralateral. Esto es cuando mueve el brazo de un lado del cuerpo y, a la vez, la pierna del otro, cambiándolos sucesivamente. ¡Y qué importante es este movimiento para el desarrollo del cerebro! Durante este tiempo sigue manteniendo la barriga en el suelo, hecho que le da mucha estabilidad, y ya puede desplazarse con facilidad y rapidez hacia aquello que le interesa. Ejercita muchísimo la musculatura y va aumentando su campo de visión y su conciencia espacial. Te aseguro que puede ser muy veloz reptando, ¡prepárate!

Cómo tu bebé va a pasar de reptar a gatear

Llegará el día en el que vaya todavía un poco más allá y levante la barriga del suelo. Esta es la posición a gatas, que forma parte de un estadio básico, así que pasará por ella, de forma natural, con total seguridad.

¿Cómo va a pasar de reptar a gatear? ¿Cómo se pondrá tu bebé a gatas? Es tan mágico este camino, y tan amplias las posibilidades corporales que adquiere tu pequeño o pequeña, que puede pasar de diferentes formas:

  • Puede que, si se ha estado arrastrando hacia atrás, al topar con un límite o barrera (pared, mueble…), siga haciendo fuerza con los brazos y, así, descubra que su cuerpo se levanta del suelo.
  • También es posible que lo haga levantando directamente la barriga del suelo, haciendo fuerza con los brazos y las piernas por él mismo/a.

¿Es mejor una forma que otra? En absoluto, todas le conducen a este nuevo e importante aprendizaje. Me imagino tu cara de concentración, sorpresa e ilusión al descubrir esta nueva perspectiva, pequeño/a. ¡Esto es una pasada!

En este momento hay que tener una cosa muy presente: durante este proceso, tu bebé pasa de tener todo el cuerpo en contacto con el suelo a solo mantener cuatro puntos de apoyo. Así que aquí empieza una de las primeras experiencias importantes relacionadas con el equilibrio. Por este motivo, primero conquistará, de forma progresiva, la posición (a gatas) y, posteriormente, el movimiento (gatear). Primero la posición y después el movimiento. Intégralo bien, ya que será importante recordarlo más adelante, en estadios futuros.

Siguiente etapa en el movimiento de tu bebé: el gateo

Para dominar la posición de a gatas, tu hija o hijo necesitará su tiempo. Al descubrirla, será tal la sensación de desequilibrio que pasará tan solo unos segundos en ella, y volverá al suelo. No obstante, como sabes, seguirá practicando, levantándose durante ratos cada vez más largos poco a poco. Irá adquiriendo seguridad, estabilidad y precisión hasta que, un día, se atreverá a levantar una mano del suelo y… ¡aquí empieza la aventura del gateo! ¡El tan importante gateo! Vamos a hablar mucho más de ello en el siguiente artículo, pues lo merece sin duda.

 carla-olle-pedagoga-letsfamily

Carla Ollé

Maestra de educación infantil y primaria. Con más de 13 años de experiencia con los bebes en la etapa de 0 a 6 años.

Otras entradas de Carla