¿Por qué es tan malo que los peques tomen azúcar?

Comentar: (0)

Compartir:

azucar-bebe

El consumo de azúcar por parte de los niños divide a los padres: los hay que no le dan ni una galleta a sus peques y los que dicen que toda la vida se han tomado dulces y no ha pasado nada. Lo cierto es que el consumo de este aditivo se ha disparado en los últimos años y que cada vez empiezan más pequeños a consumirlo. Te contamos por qué no debes darle azúcar a tu bebé.

¿Cuál es el consumo recomendado?

La Organización Mundial de la Salud recomienda tanto en niños como en adultos que el aporte de azúcar no sea superior al 10% de la ingesta calórica diaria. Sin embargo, en los bebés menores de un año lo que se hace hincapié en que no la prueben. Hay que recordar que hasta los seis meses habría lactancia exclusiva, o sea que estaríamos hablando de bebés de seis a doce meses.

 

¿Por qué evitarlo?

Hay varios motivos por los que se desaconseja el consumo de azúcar por parte de los bebés. Entre ellos están:

 

  • Produce caries: La caries es la infección más común en la población infantil y su medio ideal es el ácido (como el que se crea cuando las bacterias se alimentan de azúcares). Los sólidos pegajosos como las gominolas son lo peor para sus dientes, seguidos por los sólidos como pasteles y líquidos como las bebidas gaseosas.

  • No les aporta nada nutricionalmente: El azúcar no tiene contenido nutricional. Solo aporta energía, pero la misma que tu bebé conseguirá con otras fuentes de glucosa como son las frutas o con hidratos de carbono complejos como el pan o la pasta que sí tienen aporte nutricional.

  • Altera la percepción de los sabores: Si acostumbramos a nuestro peque a los sabores muy dulces artificialmente, le estamos predisponiendo a que tenga predilección por alimentos poco saludables, por lo que podría desarrollar en el futuro problemas como la obesidad o sobrepeso, diabetes o problemas cardiovasculares.

 

Ojo con el azúcar oculto

En cuanto tu bebé cumpla seis meses y empieces con la alimentación complementaria, empezarás a darte cuenta de la cantidad de productos infantiles destinados a los menores de un año y que van cargaditos de azúcar. Galletas, zumos, yogures... la variedad es enorme y el reclamo, que suelen estar enriquecidos con vitaminas o hierro, pero no se habla de la cantidad de azúcar que llevan. Del mismo modo, con las papillas de cereales pasa exactamente lo mismo. Aunque no lleven azúcar añadido, el proceso de hidrolización que se realiza a los cereales los convierte en azúcares. De hecho, solo hace falta probar estas papillas para ver lo dulces que son y, por supuesto, son bien toleradas por los bebés, que tienen predilección por los sabores dulces.

 

¿Y qué hacemos?

Parece complicado, con tanta oferta de productos y tanta presión social con el “dale una cucharadita, si por un poquito no pasa nada”, pero es tan sencillo como evitar la sección de productos para bebés ultraprocesados y acudir al pasillo de las frutas, donde encontrarás mil y una maneras de darle a tu bebé un capricho de sabor dulce sin perjudicar su salud.

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies