¿Por qué se despierta el bebé llorando? » LetsFamily
embarazo
Llanto del bebé

¿Por qué se despierta el bebé llorando?

Es una de las dificultades más comunes en la vida de los nuevos padres (y no tan nuevos): el bebé se despierta llorando e interrumpe el sueño de todos. Los despertares son normales en los bebés debido a sus ciclos de sueño, tan diferentes a los de los adultos. Si comprendemos que el llanto es un mecanismo evolutivo de defensa, tal vez las noches interrumpidas se nos hagan algo más fáciles de sobrellevar.

¡No me dejéis solo!

El sueño del bebé es muy liviano, ya que pasa la mayor parte de sus horas durmiendo en una fase de sueño ligero en la cual el menor estímulo lo puede despertar: pueden ser las toses de su hermano mayor en la habitación contigua, la manta que le da calor, el hambre o un pañal mojado…

Como sea, el bebé despierta y al no vernos a su lado, llora a gritos reclamando nuestra presencia. Consideremos que, como mamíferos que somos, la cría solo se siente segura con el contacto permanente de su madre. Tal vez solo estamos viendo la televisión en la habitación contigua, pero eso el bebé no lo sabe: solo comprende que está solo y ¡que podría caer en las fauces de cualquier depredador! Por eso nos llama de la única forma que sabe.

Dentición y otras molestias

Hay bebés que normalmente duermen varias horas seguidas, y que de improviso vuelven a despertarse por las noches. No es fácil tranquilizarlos con los brazos ni dándoles el pecho. ¿Qué les ocurre? Nuevamente, las respuestas pueden ser varias: tal vez estén cortando un dientecito, o tengan gases, o estén a punto de enfermarse. Se trata de molestias comunes y que no revisten de gravedad, pero nuestro bebé no tiene forma de hacernos saber lo que le pasa. Entonces llora, claro.

¿Sirve dejarlos llorar?

¿Qué hay que hacer cuándo el bebé se despierta llorando por las noches? La respuesta de los expertos es siempre la misma: volverlos a ayudar a dormir. Dejarlos llorar en su cuna solo contribuirá a que se desvelen por completo y que resulte aún más difícil calmarlos y que continúen durmiendo. Lo mejor es tratar de tranquilizarlos con la menor cantidad de estímulos posible: palabras suaves, unas palmaditas en el culete, dejando las luces apagadas y procurando no cogerlos en brazos. A algunos bebés les funciona el colecho, a otros los activa todavía más. Y lo que hoy parece funcionar para tu bebé, tal vez en algún momento de su evolución ya no sirva más.

El sueño de los bebés va madurando conforme crecen. Puedes hacer algunas cosas por ayudarlos a dormirse, pero no puedes saltarte determinados hitos en su crecimiento. ¡Paciencia! Con el transcurso del tiempo, estas noches donde te desvela el llanto serán más esporádicas.
>