Problemas de salud de los bebés prematuros » LetsFamily
embarazo

Problemas de salud de los bebés prematuros

Precisamente, la escasez de glóbulos rojos es uno de los trastornos más frecuentes que padecen los niños que nacen antes de lo debido. La anemia es uno de los problemas en bebés prematuros más habituales y graves. Se trata de una concentración baja o muy baja de hemoglobina en la sangre, sustancia imprescindible para que los glóbulos rojos transporten el oxígeno.

En este sentido, ciertas enfermedades, como las cardiopatías, la diabetes y los problemas de riñón, así como el historial médico familiar, pueden provocar partos prematuros. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que uno de cada diez partos que se producen en el mundo anualmente es anticipado. Lo que se traduce en unos 15 millones de niños prematuros cada año y la tendencia va en aumento.

Hipotermia

Otro problema relacionado con el alumbramiento prematuro es el que tienen estos niños para conservar la temperatura corporal en los grados normales. Así, estos bebés tienen más probabilidades de padecer complicaciones que tienen que ver con la hipotermia. A su vez, esta escasez de calor en el organismo puede causar una disminución de los niveles de azúcar en sangre (hipoglucemia) y un aumento de la acidez.

Hemorragias en el cerebro

Casi uno de cada cinco bebés que presenta un peso inferior a dos kilos al nacer tiene hemorragias cerebrales, según los datos que maneja la OMS. Son complicaciones severas que, si no se tratan con rapidez, pueden acarrear problemas en el desarrollo y en el aprendizaje de los niños, así como parálisis de ciertas partes del cuerpo.

Otras enfermedades

Existe una serie de afecciones comunes en los bebés prematuros. Como la sepsis neonatal (infección bacteriana seria), las complicaciones respiratorias por falta de surfactante, la ictericia, las inflamaciones intestinales y los problemas para alimentarse por la ausencia del reflejo de la succión.

Si el niño presenta alguna de estas dolencias, un tratamiento adecuado puede evitar que la padezca el resto de su vida. Cuestión que también depende de con cuántas semanas de adelanto haya nacido el pequeño y la atención médica recibida durante el alumbramiento y en los días posteriores.