Protege la piel de los más pequeños del frío | LetsFamily
embarazo

Protege la piel de los más pequeños del frío

La piel de los recién nacidos es hasta diez veces más fina que la de los mayores, se seca con facilidad y no es capaz de regular bien la temperatura, además, resulta más propensa a tener alergias e irritaciones.

Desde Cinfa, la doctora Aurora Garre detalla que “hasta los tres años de vida, la ‘barrera cutánea’ de los niños no ha terminado de desarrollarse, y no está tan preparada para defenderse de las agresiones medioambientales (frío, viento, sol, aire seco…)”.

Esto implica que cuando llega el invierno y el frío se apodera de las calles debemos recordar que nuestros pequeños necesitan una ayuda extra para poder protegerse, ya que su cuerpecito aún no sabe muy bien cómo hacerlo y su fragilidad resulta clave a la hora de tener en cuenta los cuidados que necesita.

5 reglas de oro para cuidar la piel de tu bebé

1. La hora del baño

Antes de desnudarlos para el baño hay que calentar tanto el agua de la bañera (a unos 37ºC) como el propio cuarto de baño para que la temperatura sea cálida y cómoda para el pequeño (en torno a los 20ºC y 22ºC).

Además es importante tener cerca todo lo que vamos a necesitar: toalla, esponja, productos…

En cuanto a los productos a utilizar deben ser siempre específicos para el bebé, hipoalergénicos y con pHneutro, que respete el manto ácido cutáneo.

Una vez fuera del baño, sécalo con delicadeza, con ligeros toquecitos, sin frotarlo para no irritar su delicada piel y comprobando bien todos los pliegues y arruguitas para asegurarte de que no queda humedad.

2. No te olvides de hidratar al bebé.

Aplícale una leche infantil hidratante, dándole un suave masaje por el cuerpo. Si los adultos lo necesitamos diariamente, los pequeños con más razón.

3. El cambio del pañal

Para limpiar su culito es fundamental usar toallitas especiales para este cometido o bien agua y un gel lavante o jabón supergraso, teniendo siempre cuidado con la temperatura del agua. La limpieza se debe hacer siempre de la zona más limpia a la más sucia, es decir, de delante hacia atrás para no arrastras suciedad. Una vez limpio y antes de colocar el nuevo pañal asegúrate de que está bien sequito y aplica una buena capa de crema protectora en el culito, cuya función será protegerlo de irritaciones por el contacto de la piel con su orina y heces.

4. No necesita tanta colonia

Unas gotas de colonia SIN alcohol son suficientes para el pequeño y nunca en contacto directo con su piel, sino en su ropita o encima de su cuero cabelludo.

5. Cuidados también fuera de casa

Al salir de paseo en los meses de frío hay que cubrir sus zonas más delicadas para protegerlo de resfriados y de la acción secante del frío. En la cara (siempre que tenga la edad adecuada y utilizando un producto específico para bebés) aplícale crema hidratante con protección solar, aunque haya nubes y creas que no va a ser necesario. El sol es maravilloso y, también, un poco traicionero.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: