Qué es el calostro y la subida de la leche

Comentar: (0)

Compartir:

El calostro y la subida de la leche

Tras el parto, nuestro cuerpo se prepara para atender al bebé y darle el alimento que necesita. Es la llamada “subida de la leche”, que comienza entre 30 y 72 horas después de haber dado a luz, independientemente de que el parto haya sido natural o por cesárea. Sin embargo, antes de esa subida la madre proporciona otro alimento al bebé. Es el calostro, una sustancia que los especialistas definen como un auténtico “tesoro”.

Rico en sustancias inmunológicas, proteínas, grasas y carbohidratos, se considera el alimento perfecto para el recién nacido. Por eso es lo primero que ingiere el bebé, antes incluso que la leche, que nuestro cuerpo no producirá hasta aproximadamente el tercer día. Sin embargo, el organismo se prepara para dar calostro desde el sexto mes de gestación, cuando los senos comienzan a producirlo. Y es tan beneficioso que incluso cuando el recién nacido no puede mamar porque es prematuro o está enfermo, conviene iniciar la extracción de calostro manualmente en las seis horas posteriores al parto para poder dar al bebé este completo alimento con una jeringuilla.

 

La subida de la leche

Mientras tanto, el cuerpo se prepara para la subida de la leche. La prolactina, que es la hormona productora de la leche materna, no aparece durante la gestación porque la progesterona u hormona del embarazo bloquea su producción hasta el momento del parto. Sin embargo, con la expulsión de la placenta la prolactina empieza a actuar. Así, después del nacimiento del bebé y la salida de la placenta, descienden los niveles de progesterona y aumentan los niveles de prolactina. Esta necesita unas 72 horas para estar a pleno rendimiento, por eso hasta entonces el alimento que el bebé toma del pecho es calostro, más espeso y de color amarillento.

El proceso fisiológico se pone en marcha automáticamente pero debe ir acompañado de una buena estimulación. Por eso conviene poner al bebé al pecho enseguida para que empiece a succionar. Aunque el mecanismo hormonal funciona por sí solo, no es suficiente si no va acompañado de una buena estimulación.

En cuanto a si duele esta subida de la leche, la percepción es diferente en cada madre. Muchas mujeres no notan nada porque la subida ha sido paulatina. Sin embargo, otras notan el pecho como congestionado y duro e incluso pueden tener algunas décimas sobre todo cuando se da un aumento repentino de leche, linfa y aporte de sangre. No hay que alarmarse, pero conviene comentarlo con el médico y en caso de que sea necesario, tomar algún antiinflamatorio siempre que el especialista lo indique. Aplicarse frío también vendrá bien. Es posible que al principio se dé mucha producción de leche porque el cuerpo necesita un tiempo para regular la producción a demanda, pero en un par de semanas se equilibrará.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
2

Average: 2 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies