Qué es la dermatitis del pañal

Letsfamily Spain -
12/07/2022 - Tiempo de lectura 5 mins
dermatitis del panal

Este artículo trata de:

Dermatitis del pañal
Cómo prevenirla
Cómo tratarla

Se calcula que al menos uno de cada tres bebés padece la llamada dermatitis del pañal, una irritación de la zona de la piel en contacto con el pañal que puede llegar a inflamarse y escocer. Estas escoceduras del pañal son una de esas cosas que tanto suelen molestar al bebé y que hacen que no se encuentre del todo cómodo ¿Cómo es la dermatitis del pañal, por qué se produce y cómo podemos prevenirlas?

¿Cómo son las escoceduras del pañal en el bebé?

La dermatitis del pañal se produce por una acumulación de factores, pero principalmente es la humedad de la orina y las deposiciones la que acaba provocando esa reacción en la piel de muchos bebés. Conviene tratarla para evitar molestias al niño, que seguramente se quejará si no conseguimos que desaparezca la erupción.

Las escoceduras del pañal se aprecian porque nuestro bebé presenta una o varias zonas de las que cubre el pañal enrojecidas e irritadas. Puede tener muchos granitos pequeños o manchas rojas que pueden hincharse en los casos más graves. Se suelen localizar alrededor de los genitales o en la zona de la espalda.

La dermatitis del panal

Causas de la dermatitis del pañal

Entre las causas más frecuentes de la dermatitis de pañal se encuentran:

Una reacción a los pañales

Nuestro bebé puede ser sensible a alguno de los productos químicos que llevan los pañales. En concreto, la parte de plástico por la zona de la espalda o de las gomas de la entrepierna suelen ser las zonas más conflictivas. Podemos ir probando marcas diferentes hasta que demos con la que viene bien a nuestro bebé. Del mismo modo, aunque vengamos usando una marca concreta, de pronto puede provocarle reacción a nuestro bebé y habrá que cambiar de pañal igualmente. En el caso de los pañales de tela, el peque puede tener sensibilidad al detergente utilizado para lavarlo o, por ejemplo, a las toallitas que usamos cuando los cambiamos. No hace falta que nuestro peque sea alérgico a los químicos del pañal; el simple roce continuado puede irritar una piel tan sensible como la suya, sobre todo en los meses de calor cuando hay sudor de por medio.

Sus propios excrementos

Hasta el pañal más absorbente deja algo de humedad en la piel del peque. Cuando la orina se mezcla con las bacterias de las heces se crean elementos que pueden irritar la piel. Por eso, los niños que defecan muy frecuentemente o suelen tener diarrea también sufren más las irritaciones del pañal. Los alimentos nuevos, sobre todo algunas frutas, pueden provocar evacuaciones más frecuentes y cambian la composición de las heces, lo que también podría producir dermatitis del pañal.

Infección bacteriana

El área del pañal es cálida y húmeda, caldo de cultivo para que las bacterias que se alojan en las grietas y los pliegues de la piel del bebé provoquen una infección. Los antibióticos (tanto si los toma el peque como si pasan a él a través de la leche materna) también pueden producir un aumento de las infecciones por hongos.

La fina piel del niño

La mayoría de los padres se preguntan cómo es posible que su bebé sufra la llamada dermatitis del pañal si lo cambian con frecuencia y los pañales que actualmente hay en el mercado absorben de manera bastante aceptable los líquidos. Sin embargo, otra de las causas por las que aparece la dermatitis del pañal es porque la piel del niño es mucho más fina que la del adulto, además de que la vejiga del bebé es muy pequeña y por eso la frecuencia con la que orinan puede ser muy superior a la del adulto, por lo que es posible que incluso cuando acabes de cambiarle el pañal, vuelva a orinar y no te percates de ello.

Cómo prevenir la dermatitis del pañal

Extremar la higiene de la zona es vital para que no se produzcan irritaciones, que suelen resultar muy molestas para el pequeño. Un culito limpio y seco es la mejor protección para evitar este problema. Algunos de los consejos de los especialistas relacionados con la dermatitis del pañal es que los papás les pongan a los bebés pañales que tengan un elevado poder de absorción en cuanto aparezcan los primeros indicios de dermatitis.

Es necesario cambiar el pañal del niño con bastante frecuencia, incluso aunque esté dormido, de modo que la orina y las heces no lleguen a irritar la piel del pequeño, preferiblemente lavándolo con agua y jabón o toallitas sin químicos ni perfumes.

Prevenir dermatitis del panal

Consejos para tratar la dermatitis del pañal

Cambiar con mucha frecuencia el pañal del bebé no es la única recomendación de los pediatras para evitar este tipo de dermatitis. Estos otros consejos también pueden ayudarte:

  • Si ves que la zona empieza a enrojecerse, procura dejarle con el culito al aire durante un rato. Deja que el niño pase unas horas cada día sin el pañal puesto. Esto ayudará a eliminar el exceso de humedad y calor en el culito. Seguro que le encanta la sensación, y de esa forma ayudarás a que esa parte se airee.
  • Usar una crema protectora también puede servir para tratar la dermatitis del pañal. Se aplican tras limpiarle bien y pueden ejercer de barrera, además de que tienen funciones hidratantes que evitan que la zona se reseque.
  • Procurar secarle bien toda la zona antes de ponerle el pañal nuevo, tanto después de limpiarle como al sacarlo del baño.

En caso de que el bebé ya sufra la dermatitis del pañal será el pediatra quien indique el tratamiento más adecuado en cada caso. La razón de que debamos acudir al médico no sólo es tratar la erupción sino asegurarnos de que lo que le pasa al bebé es lo que nosotros creemos.

Este tipo de afección dermatológica puede complicarse y derivar en enfermedades más graves, como la infección por cándida, un hongo que provoca muchas molestias a los pequeños, ya que la piel se enrojece y causa un intenso picor. En los casos de patologías más serias, los médicos suelen recetar un tratamiento a base de corticoides, en formato de gel o crema. Si la zona está muy afectada, lo más probable es que el niño tenga que tomar antibióticos.

Esta clase de tratamientos suelen ofrecer buenos resultados, con lo que el niño se restablece rápidamente. Si los padres no aprecian mejoría pasados tres días, deberán llevar al niño al especialista para que vuelva a evaluar el caso. Por lo general, los bebés responden muy bien a las cremas y fármacos recetados y no es habitual que precisen de cuidados extra.

Te enviamos a tu domicilio una CANASTILLA PARA TU BEBÉ con muestras de las primeras marcas ¡GRATIS!

¡LA QUIERO!

¿Te ha gustado el artículo?

Índice de contenidos