¿Qué es la Ectasia piélica fetal?

Comentar: (0)

Compartir:

¿Qué es la Ectasia piélica fetal?

Durante el embarazo se realizan infinidad de análisis, pruebas y ecografías. Se realizan con el objetivo principal de que la gestación esté yendo por un buen cauce y detectar cualquier anomalía que pueda producirse, como por ejemplo la ectasia piélica fetal.

Qué es la ectasia piélica fetal

La ectasia piélica fetal, también conocida como hidronefrosis, es una circunstancia que determina que el feto tiene una dilatación en la zona por donde pasa la orina. Se debe a que hay algún problema relacionado con los conductos excretores que salen del riñón.

Esta patología puede detectarse gracias a una ecografía y puede producirse por diferentes causas que pueden tener origen tanto en la propia embarazada como en el propio feto. Si es en la embarazada es porque durante la gestación, la mujer ha bebido mucho.

En caso de que sea en el feto, puede ser debido a una circunstancia pasajera como pueden ser un mal funcionamiento de la vejiga o que tenga demasiada orina.

Características de esta afección

Aunque parezca que no es así, esta afección se da en el 4% de los embarazos y es más frecuente que se dé en niños que en las niñas. Por otro lado, los estudios revelan que se suele dar más en el lado izquierdo que en el derecho.

Además, hay que recordar que si la dilatación es menor a 7 milímetros se considera normal. Si la medida está entre los 7 y los 9 milímetros, la dilatación será considerada como leve. Moderada si está entre los 9 y los 15 milímetros y en caso de que la dilatación llegue a superar los 15 milímetros se considera de carácter grave.

¿Qué consecuencias tiene la ectasia piélica fetal?

Es muy importante tratar la afección cuando se detecte la ectasia piélica fetal, pero esto solo se puede saber si se conocen cuáles son las causas que la han provocado.

El pequeño puede venir con insuficiencia renal crónica, riñón multiquístico, cálculos en las vías urinarias, obstrucción uretral, infección urinaria o un reflujo vesicoureteral, lo que puede hacer que la vejiga vacíe la orina tanto hacia el uréter y la uretra como hacia el riñón.

Hacer una ecografía al poco de nacer puede ser una de las primeras pruebas médicas que se le hacen al bebé para conocer cómo se encuentra en relación a la hidronefrosis. Solo de esta forma, los especialistas podrán determinar si se necesitan exámenes más profundos para conseguir información que revele que se aconseja una intervención quirúrgica.

Para finalizar, es importante resaltar que en muchos casos, la ectasia se mantendrá sin ningún cambio o finalmente acabará solucionándose durante los primeros meses de vida del bebé, aunque ello no quiere decir que haya que tenerlo bajo control médico para evitar que pueda surgir alguna clase de complicación.

Puede que también te interesen los siguientes artículos:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados