¿Qué es la lactancia en tándem?

Comentar: (0)

Compartir:

Lactancia materna en tandem

Si te has quedado embarazada y tu hijo mayor aún toma pecho, es posible que hayas escuchado decir que será necesario que lo destetes. Esto es falso, desde un punto de vista biológico no hay motivos que te impidan seguir amamantando durante el embarazo. Incluso después de que tu bebé haya nacido, podrías (si quieres) seguir ofreciendo el pecho al hermanito mayor. Es lo que se conoce como lactancia en tándem.

¿Puede la lactancia afectar mi embarazo?

No tiene por qué, ya que siempre y cuando te alimentes bien, tendrás nutrientes para aportar al bebé que se está gestando y para seguir produciendo leche. Sí suele ocurrir que tu producción disminuya drásticamente después de la segunda mitad del embarazo, y que tu hijo mayor necesite más cantidad de alimentos. Solamente se indica el destete durante el embarazo en caso de riesgos de aborto espontáneo o de parto prematuro.

¿El bebé recién nacido tendrá suficiente leche?

Cuando haya nacido tu bebé, procura privilegiar sus tomas sobre las del mayor durante los primeros días (los de la producción de calostro). Pero no te preocupes por la cantidad de leche: las mamás que amamantan en tándem se encuentran con que producen de sobra, igual que las mamás de mellizos, ya que el pecho produce leche a demanda. El niño mayor ayuda a la mamá a no padecer congestiones en el pecho durante la “bajada de la leche”. Y el bebé más pequeño suele aumentar rápidamente de peso, favorecido por una producción abundante de leche gracias al estímulo de su hermano.

¿Qué ventajas tiene la lactancia en tándem?

Las mamás que escogen lactar en tándem lo hacen porque esto ayuda al hijo mayor a no sentirse desplazado, y a desarrollar un vínculo más estrecho con su hermanito. Una vez que hayan pasado los primeros días, los bebés aprenden a mamar juntos y esto puede hacer más fluida la organización familiar. Otras veces, transcurrido un tiempo, los mayores se destetan por sí solos. Y no es verdad que se contagien más enfermedades, no más que cualquier par de hermanitos en contacto.

Algunas posibles desventajas

Para otras mamás, la lactancia en tándem resulta abrumadora, bien porque cuesta mucho amamantar a dos niños (sobre todo porque a veces los hijos mayores empiezan a demandar el pecho con más frecuencia aún que los pequeños), bien porque reciben muchas críticas por parte del pediatra, de su pareja o de los familiares. Si este es tu caso y quieres sostener tu decisión de amamantar en tándem, busca apoyo en grupos de crianza y de apoyo a la lactancia materna.

Entonces, ¿cómo saber si te conviene amamantar en tándem o, por el contrario, deberías destetar al mayor? Como ocurre en tantas cuestiones relativas a la crianza de nuestros bebés, aquí no hay una única respuesta correcta, sino que serás tú, en sintonía con tus hijos, quien decida si la lactancia en tándem es algo para tu familia.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados