Qué son los cólicos en los bebés

Comentar: (0)

Compartir:

colicos-en-bebes

En este artículo te explicamos qué son los cólicos en bebés, por qué se producen y qué remedios naturales pueden aliviarlo.

¿Qué son los cólicos del lactante?

Cuando nacen, el sistema digestivo de los bebés es inmaduro y, en algunas ocasiones, durante el período de adaptación se producen cólicos que se manifiestan a través de llanto inconsolable que suele darse a última hora de la tarde. Es completamente normal y suele acabarse a los tres meses.

 

¿Por qué se producen?

El cambio de alimentarse a través del cordón umbilical a hacerlo por sus propios medios es grande. Hay que acostumbrarse a mamar o sacar la leche del biberón y eso puede hacer que los bebés traguen aire y tengan gases. Además, el estómago del bebé tiene que colonizarse poco a poco con bacterias que le ayuden a hacer la digestión. Todo este proceso es lento y, en algunos casos, puede ir acompañado de molestias como los cólicos.

 

¿En qué consisten?

Para saber si un bebé tiene cólicos, los pediatras utilizan la “regla de los 3 de Wessel” (es el nombre del pediatra que describió por primera vez este problema tan común): las molestias aparecen antes del tercer mes, el peque llora durante tres horas o más al día (generalmente al caer la tarde) y lo hace durante al menos tres días a la semana.

 

La buena noticia es que se trata de una molestia benigna. Es parte del desarrollo del bebé y no hay por qué preocuparse (tampoco se pueden prevenir). Sin embargo, no hay nada más desesperante que oír llorar a tu bebé durante horas sin poder hacer nada para consolarlo.

 

¿Qué se puede hacer?

Por todo lo que hemos explicado antes, los pediatras no suelen estar a favor de medicar a los bebés para aliviarles el dolor de los cólicos. Como mucho pueden recomendar algún medicamento para ayudar con los gases y tal vez algún probiótico para acelerar el proceso creación de la flora intestinal del peque.

Sin embargo, sí que podemos ayudarles con remedios naturales como:

 

  • Masajes: Son muy beneficiosos para el bebé, pero hay que buscar el momento adecuado que, desde luego, no es cuando está en plena crisis de llanto ni justo cuando haya acabado de comer. A lo largo del día puedes aprovechar los cambios de pañal para hacer un sencillo masaje que puede ser haciendo círculos sobre su tripita en el sentido de las agujas del reloj (ejerciendo algo de presión) o bien levantándole las piernas y presionándole un poco la barriga para eliminar los gases. Puedes usar crema o aceite calentándolo previamente con las manos.
  • Posturas y movimiento: Ve buscando la postura en la que notes que tu bebé parezca sentirse mejor. Si lo sujetas boca abajo apoyado en el antebrazo, a veces la presión en el vientre les ayuda. Otros prefieren que los pongas en posición vertical, otros que te hagas unos “largos” por el pasillo... habrá que ir probando.
  • Cambio de brazos: El llanto de los bebés es un mecanismo de la naturaleza perfectamente diseñado para provocar una reacción en los adultos, así que no es de extrañar que tras dos horas escuchándolo estemos  de los nervios. A veces, sin quererlo, podemos transmitir esos nervios al bebé. Si hay alguien más en casa, lo ideal es turnarse para calmar al chiquitín y descansar los mayores también.

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados