¿Qué zapato elegir cuando empiezan a caminar?

Comentar: (0)

Compartir:

Qué zapato elegir cuando empiezan a caminar

Los bebés pequeños no necesitan estar calzados: con unos calcetines calentitos es suficiente.

De hecho, el calzado para bebés que aún no caminan puede ser contraproducente, ya que les limita la movilidad y puede hacer que tarden más en animarse a dar sus primeros pasos. Pero una vez que el pequeño comienza a caminar (lo que en general ocurre entre los 10 y los 18 meses de edad), entonces sí, habrá que comprar calzado acorde para proteger sus piecitos. ¿Cómo elegirlo?

Las reglas de oro al elegir zapatos

La AAP (Academia Americana de Pediatría) da estas recomendaciones para elegir los primeros zapatos del bebé:

  • Deben ser livianos y flexibles para permitir los movimientos naturales del pie.
  • Deben ser de cuero blando o de tejido para permitirle a la piel de los piecitos respirar.
  • La suela debe ser de goma, con suficiente tracción para prevenir tropezones o patinadas.

El tamaño sí importa

Lo más difícil al comprar zapatos para un niño pequeño es atinarle con la talla. ¡Y es algo crucial! Un zapato demasiado pequeño le causará dolor, irritación y molestias, así como ampollas o uñas encarnadas. Un zapato demasiado grande le resultará incómodo también para desplazarse, ya que lo hará tambalear. Cuando pruebes el zapatito, debes comprobar que los deditos del pie tienen suficiente sitio, y que puedes introducir un dedo entre el talón del niño y el zapato. La horma debe ser ancha y en lo posible sin costuras, para evitar que se produzcan molestas rozaduras.

De compras juntos

La clave es siempre llevar al niño contigo a hacer las compras de zapatos, probarle el par completo y no un solo pie (todos tenemos cierta asimetría, y tienes que asegurarte de que ambos zapatos calzan cómodos, incluso en el pie más grande). El mejor horario para comprar es por la tarde, ya que los pies suelen estar más sudados e hinchados: vamos, si le calzan bien a esa hora, le calzan bien definitivamente.

Materiales más apropiados

La suela del calzado, cuando el bebé aprende a caminar, debe ser firme, pero lo suficientemente flexible como para que puedas doblarla en un ángulo de 45º, y su superficie con un dibujo que aporte tracción suficiente para no resbalar. Por su parte, el material del zapato debe ser blando y permitirle al pie respirar. Evita, por tanto, el cuero rígido o los materiales sintéticos.

¿Velcro o cordones? Mientras que el primero es más sencillo de colocar, también es más probable que tu niño aprenda a desabrochar y sacarse sus zapatos. En cuanto a los cordones, deben ser lo suficientemente largos como para permitirte atar un nudo doble.

Por último, recuerda que es normal que los niños pequeños cambien de talla de zapatos entre 2 y 3 veces al año. Cada mes, asegúrate de comprobar que el calzado sigue quedándole cómodo al niño. En cuanto adviertas que empieza a apretarle, no escatimes en comprar un nuevo par.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados